/ jueves 16 de mayo de 2019

Las Abuelas Nos Visten con Joyas Irremplazables

“Hay cosas que nunca pasan de moda”,decía Doña Yolanda, mi querida abuela, “pero no todos las atesoran como las joyas que son”. Les comparto algunas de las que recuerdo y mantengo hasta hoy en día.

Ser agradecido (nevergoesout of style!); si al abrir los ojos, el primer sentimiento en el que vibras es el de agradecimiento, entonces no tendrás razón para ver carencia, te enfocarás en lo que tienes. El valor que le das a tu vida se irá elevando y mientras más lo hagas, todo se te dará. Nosotros no escogemos donde nacer, pero sí escogemos cómo vivir esto que nos toca vivir y aunque casi siempre la vida parece injusta al punto que, quisiéramos cambiarla por la de alguien más, no nos hemos puesto a pensar que el sentido común de un mal agradecido es lo más autodestructivo que hay…Mi mamayola decía,“siempre hay algo de que estar agradecido.”

El Respeto propio no puede faltar en tu outfit del diario, porque no hay mejor manera que enfrentar la vida dándote tú lugar, sin degradarlo o dárselo a alguien más. Las opiniones ajenas o chismes no deben siquiera rayar tu caparazón, solamente tú sabes dónde has estado, qué has enfrentado y en quién te has convertido. Muestra respeto ante ese camino, glorificarlo, no ha sido fácil caminarlo, reconoce el mérito de hacerlo día a día… Aun tengo recuerdos vívidos del jardín en casa de mi abuela, como aquel día que lo atendía, volteó hacia nosotros y agregó,“solamente tú encuentras el camino hacia el respeto propio, nadie te llevará a él, y si lo cultivas de manera constante, echará raíces fuertes como las de este tamarindo”.

Cuídate, parecía decirlo a través de su abrazo cálido y cariñoso mientras me despedía entonando con su voz maternal,“ay, mijito chulo, regresa pronto a verme”,me llenaba de besos y abría la puerta que daba hacia la calle, parada junto a ésta agregaba al verme bajar los escalones, “que Dios te muestre el camino y tu ángel de la guarda te cuide y proteja”. Tiempo después intuí que ella hablaba del trabajo personal e interior de cada uno, de encontrar y hacer una conexión espiritual con alguna religión, filosofía y estilo de vida; es saludable tanto psicológica, emocional y espiritualmente. Es importante explorar y encontrar guías espirituales y maestros ascendidos, para que con su ejemplo y enseñanzas aprendamos a cómo ser mejores seres humanos y encontramos esa paz que necesitamos para disfrutar de la vida,es así como se debe cuidar nuestro corazón, cuerpo, mente y espíritu; protegiéndonos de la negatividad y maldad que otros nos deseen aventar, erradicándolos con el bien, esa es la mejor tendencia a seguir para ser felices.

“El que parte y comparte, recibe la mejor parte”, era algo que decía todos los días y como siempre éramos bastantes de visita; se trataba de aprender a compartir, algo que debemos aprender a hacer desde temprana edadpara evitarque se nos cierren las puertas. A esta vida se viene a compartir y él que aún no lo sabe continúa atrapado en un esquema individualista,egoísta y egocéntrico; el cual no traerá nada bueno de vuelta. Aprende a repartir sin el sentimiento de vacuidad, da a manos llenas, disfruta al hacerlo y se testigo de como las bendiciones se multiplican en tu vida.

Ahora quizás en la que más pienso es en la lealtad y cómo es que cuando dijo que era la más difícil de cultivar, no tenía ni la más remota idea de lo que estaba hablando. En un mundo digital, donde es tan fácil que te mientan, divulguen, propaguen o te hagan la vida imposible detrás de un monitor; es de ley saber distinguir entre quién te es leal y quién está ahí para rellenar. “La amistad está basada en la lealtad. ¡Pero, ya relajense!”, gritaba mientras se le escapaba una fuerte carcajada de la cual siempre disfrutaba mucho, como niña chiquita. Mis Primos mayores yadis cernían a qué se refería, pero yo en ese entonces aún tenía mucho camino por recorrer. Hoy sé que pueden pasar de moda las dietas, los coches y todo lo que hay en el guardarropa; los libros, los videojuegos y las series con las que creciste;pero a lo largo de los años he aprendido que,un amigo leal, es una de las tantas cosas que solía decir mi abuela que jamás pasarían de moda, y tuvo la razón.

Gracias a todas y cada una de las abuelas, ellas fueron madres antes que las nuestras y su gran legado son joyas preciadas que debemos ponernos y usar todos los días. Jamás podremos regresar las horas a los momentos donde nos sentábamos en su mesa mientras nos cocinaba y su voz nos mantiene hipnotizados, pero si podemos honrarlas sacándole el máximo provecho a sus enseñanzas, “porque al final del cuento”, nos decía mientras observaba a cada uno de nosotros con sus ojos grisáceos, “la joya que nunca pasará de moda es una buena actitud, esa sí que es y será siempre el mejor accesorio que puedas ponerte”.

Email: Joaquin.Renero@Gmail.com

“Hay cosas que nunca pasan de moda”,decía Doña Yolanda, mi querida abuela, “pero no todos las atesoran como las joyas que son”. Les comparto algunas de las que recuerdo y mantengo hasta hoy en día.

Ser agradecido (nevergoesout of style!); si al abrir los ojos, el primer sentimiento en el que vibras es el de agradecimiento, entonces no tendrás razón para ver carencia, te enfocarás en lo que tienes. El valor que le das a tu vida se irá elevando y mientras más lo hagas, todo se te dará. Nosotros no escogemos donde nacer, pero sí escogemos cómo vivir esto que nos toca vivir y aunque casi siempre la vida parece injusta al punto que, quisiéramos cambiarla por la de alguien más, no nos hemos puesto a pensar que el sentido común de un mal agradecido es lo más autodestructivo que hay…Mi mamayola decía,“siempre hay algo de que estar agradecido.”

El Respeto propio no puede faltar en tu outfit del diario, porque no hay mejor manera que enfrentar la vida dándote tú lugar, sin degradarlo o dárselo a alguien más. Las opiniones ajenas o chismes no deben siquiera rayar tu caparazón, solamente tú sabes dónde has estado, qué has enfrentado y en quién te has convertido. Muestra respeto ante ese camino, glorificarlo, no ha sido fácil caminarlo, reconoce el mérito de hacerlo día a día… Aun tengo recuerdos vívidos del jardín en casa de mi abuela, como aquel día que lo atendía, volteó hacia nosotros y agregó,“solamente tú encuentras el camino hacia el respeto propio, nadie te llevará a él, y si lo cultivas de manera constante, echará raíces fuertes como las de este tamarindo”.

Cuídate, parecía decirlo a través de su abrazo cálido y cariñoso mientras me despedía entonando con su voz maternal,“ay, mijito chulo, regresa pronto a verme”,me llenaba de besos y abría la puerta que daba hacia la calle, parada junto a ésta agregaba al verme bajar los escalones, “que Dios te muestre el camino y tu ángel de la guarda te cuide y proteja”. Tiempo después intuí que ella hablaba del trabajo personal e interior de cada uno, de encontrar y hacer una conexión espiritual con alguna religión, filosofía y estilo de vida; es saludable tanto psicológica, emocional y espiritualmente. Es importante explorar y encontrar guías espirituales y maestros ascendidos, para que con su ejemplo y enseñanzas aprendamos a cómo ser mejores seres humanos y encontramos esa paz que necesitamos para disfrutar de la vida,es así como se debe cuidar nuestro corazón, cuerpo, mente y espíritu; protegiéndonos de la negatividad y maldad que otros nos deseen aventar, erradicándolos con el bien, esa es la mejor tendencia a seguir para ser felices.

“El que parte y comparte, recibe la mejor parte”, era algo que decía todos los días y como siempre éramos bastantes de visita; se trataba de aprender a compartir, algo que debemos aprender a hacer desde temprana edadpara evitarque se nos cierren las puertas. A esta vida se viene a compartir y él que aún no lo sabe continúa atrapado en un esquema individualista,egoísta y egocéntrico; el cual no traerá nada bueno de vuelta. Aprende a repartir sin el sentimiento de vacuidad, da a manos llenas, disfruta al hacerlo y se testigo de como las bendiciones se multiplican en tu vida.

Ahora quizás en la que más pienso es en la lealtad y cómo es que cuando dijo que era la más difícil de cultivar, no tenía ni la más remota idea de lo que estaba hablando. En un mundo digital, donde es tan fácil que te mientan, divulguen, propaguen o te hagan la vida imposible detrás de un monitor; es de ley saber distinguir entre quién te es leal y quién está ahí para rellenar. “La amistad está basada en la lealtad. ¡Pero, ya relajense!”, gritaba mientras se le escapaba una fuerte carcajada de la cual siempre disfrutaba mucho, como niña chiquita. Mis Primos mayores yadis cernían a qué se refería, pero yo en ese entonces aún tenía mucho camino por recorrer. Hoy sé que pueden pasar de moda las dietas, los coches y todo lo que hay en el guardarropa; los libros, los videojuegos y las series con las que creciste;pero a lo largo de los años he aprendido que,un amigo leal, es una de las tantas cosas que solía decir mi abuela que jamás pasarían de moda, y tuvo la razón.

Gracias a todas y cada una de las abuelas, ellas fueron madres antes que las nuestras y su gran legado son joyas preciadas que debemos ponernos y usar todos los días. Jamás podremos regresar las horas a los momentos donde nos sentábamos en su mesa mientras nos cocinaba y su voz nos mantiene hipnotizados, pero si podemos honrarlas sacándole el máximo provecho a sus enseñanzas, “porque al final del cuento”, nos decía mientras observaba a cada uno de nosotros con sus ojos grisáceos, “la joya que nunca pasará de moda es una buena actitud, esa sí que es y será siempre el mejor accesorio que puedas ponerte”.

Email: Joaquin.Renero@Gmail.com

sábado 24 de agosto de 2019

Cosechando al corazón y el espíritu

jueves 11 de julio de 2019

11:11

viernes 21 de junio de 2019

Libre de Amar

lunes 11 de marzo de 2019

Escucha Consciente

lunes 11 de febrero de 2019

El Amor Que Somos

viernes 11 de enero de 2019

Aprendiendo a ser feliz

martes 11 de diciembre de 2018

Almas sin dueños

domingo 11 de noviembre de 2018

Amor Digital Vs. Amor de Antes

Cargar Más