/ lunes 5 de agosto de 2019

Luna de miel y prospectiva

Cuando el presidente actual de México era candidato, abiertamente y con toda claridad pidió a sus potenciales sufragantes que, con la certeza que le daban las encuestas para ganar la presidencia, votasen también por los miembros de su partido que competían por los puestos de senadores y diputados al Congreso de la Unión.

Desde entonces quedó advertido a todos que el personaje pretendía así, una vez en la silla que buscó durante tantos años, neutralizar toda desaprobación a sus iniciativas de ley en las cámaras federales. Ese es el principio de toda búsqueda de preponderancia política: la cancelación de la autonomía de los poderes públicos.

Pero su incuestionable autoritarismo habría de expresarse de otras muchas maneras a partir del 1 de diciembre en que tomó posesión de la titularidad del poder Ejecutivo.

Terminó así la etapa lunamielera del nuevo gobernante nacional con la expectante cuanto ingenua sociedad mexicana y las fuerzas políticas reales (e igualmente cándidas) del país, antes de proceder a modificar la Constitución General a su conveniencia.

Evitemos engañarnos y formarnos espejismos insustentablemente optimistas: el nuevo presidente es la misma persona de ideas retrógradas, simplistas, desinformadas, ajenas a las aspiraciones reales del país y faltas de sentido de innovación y visión a todos los plazos, la misma que embiste contra aquellos a quienes siente adversos, que se enfurece cuando contrarían sus decisiones que ya están dejando ver sus desastrosas consecuencias, que arremete verbalmente al mismo tiempo que sus seguidores lo hacen en forma violenta, física y mediáticamente, de lo cual hay testimonios cotidianos.

Como querrá perpetuarse en la presidencia según suelen hacer todos los demagogos que llegan al poder por la vía democrática y luego se convierten en autócratas (basta revisar un poco la historia para saber que ese capítulo es el que sigue), habrá de reformar la Constitución General en los primeros tres años de gobierno, ya que, en el transcurso de ese periodo, los recién instalados en la función pública habrán tenido tiempo de mostrar su verdadero rostro.

En 2021, a mitad del sexenio, se modificará la composición de los congresos de la Unión y de los estados una vez que la gente se decepcione de los legisladores que ocupan ahora la bancada oficialista. Y entonces le será imposible contar con mayoría calificada en las cámaras federales así como en la mayoría de las de provincia para reformar a su gusto la Carta Magna. De tal modo que desde el primer trienio de ejercicio le será inevitable mostrar el auténtico gen absolutista que en verdad lo mueve. “Tengo prisa”, dice. Por supuesto.

Al mismo tiempo se iniciará la cancelación de todo ejercicio de libertad de expresión (que es mucho más que libertad de prensa): quedará prohibido pensar por cuenta propia, diferir del ideario estatal y manifestarlo. Los medios de comunicación críticos comienzan ya a sufrir los embates de la represión, acusándolos de servir a intereses extra nacionales, de obstaculizar los avances de la “cuarta transformación”, hasta de traición a la patria.

Para justificarlo será indispensable crear un gran enemigo del “pueblo”: en campaña impune de doce años (2006-2018) fue la mafia en el poder; ya enquistado en este acusa ahora a un neoliberalismo cuya definición todavía nos debe.

Al parecer el paradigma histórico del nuevo régimen es don Benito Juárez, quien al lado de su defensa de los valores republicanos tiene el estigma de haberse mantenido en la presidencia durante 15 años (1857-1872) mediante sucesivas reelecciones, y hubiera permanecido en ella sólo que la muerte le canceló todo proyecto en tal dirección, además de que su paisano Porfirio Díaz lanzó contra ese continuismo, en 1871, el plan de La Noria, apoyado, entre otros militares de alto rango, por nuestro ilustre paisano Manuel Márquez de León, autor del libro Don Benito Juárez a la luz de la verdad, de próxima reedición. La pregunta que se deriva de esto es si la persistencia del señor Juárez García en la jefatura del Estado es la inconfesada inspiración del nuevo presidente.

Los empresarios han intentado suscribir las paces con él, en intento de exorcizar la sospechada y amenazadora intervención del Estado en las competencias de la iniciativa privada. Sin embargo, en este sentido resulta inevitable recordar la temible sentencia chavista:

- ¡Exprópiese!, ¡exprópiese!, ¡exprópiese…!

Quienes opinamos en cualquier espacio impreso o tecnomediático contamos con poquísimo tiempo para continuar alertando, antes de que el gran mandante nos dé a elegir lo que ha sido norma para los opositores en los países del Foro de Sao Paulo (socialismo del siglo XXI), al que pertenece el presidente mexicano desde que era dirigente del PRD, y ahora de Morena, la organización política de su propiedad, por supuesto:

Encierro, destierro o entierro...

¿Paranoia? Ojalá: si es el caso, celebraremos habernos equivocado. De todos modos será sano mantener la reserva.

Nadie, pues, diga que lo engañaron cuando el probable cuanto indeseado escenario que se anuncia lo veamos convertido en pavorosa realidad.

Cuando el presidente actual de México era candidato, abiertamente y con toda claridad pidió a sus potenciales sufragantes que, con la certeza que le daban las encuestas para ganar la presidencia, votasen también por los miembros de su partido que competían por los puestos de senadores y diputados al Congreso de la Unión.

Desde entonces quedó advertido a todos que el personaje pretendía así, una vez en la silla que buscó durante tantos años, neutralizar toda desaprobación a sus iniciativas de ley en las cámaras federales. Ese es el principio de toda búsqueda de preponderancia política: la cancelación de la autonomía de los poderes públicos.

Pero su incuestionable autoritarismo habría de expresarse de otras muchas maneras a partir del 1 de diciembre en que tomó posesión de la titularidad del poder Ejecutivo.

Terminó así la etapa lunamielera del nuevo gobernante nacional con la expectante cuanto ingenua sociedad mexicana y las fuerzas políticas reales (e igualmente cándidas) del país, antes de proceder a modificar la Constitución General a su conveniencia.

Evitemos engañarnos y formarnos espejismos insustentablemente optimistas: el nuevo presidente es la misma persona de ideas retrógradas, simplistas, desinformadas, ajenas a las aspiraciones reales del país y faltas de sentido de innovación y visión a todos los plazos, la misma que embiste contra aquellos a quienes siente adversos, que se enfurece cuando contrarían sus decisiones que ya están dejando ver sus desastrosas consecuencias, que arremete verbalmente al mismo tiempo que sus seguidores lo hacen en forma violenta, física y mediáticamente, de lo cual hay testimonios cotidianos.

Como querrá perpetuarse en la presidencia según suelen hacer todos los demagogos que llegan al poder por la vía democrática y luego se convierten en autócratas (basta revisar un poco la historia para saber que ese capítulo es el que sigue), habrá de reformar la Constitución General en los primeros tres años de gobierno, ya que, en el transcurso de ese periodo, los recién instalados en la función pública habrán tenido tiempo de mostrar su verdadero rostro.

En 2021, a mitad del sexenio, se modificará la composición de los congresos de la Unión y de los estados una vez que la gente se decepcione de los legisladores que ocupan ahora la bancada oficialista. Y entonces le será imposible contar con mayoría calificada en las cámaras federales así como en la mayoría de las de provincia para reformar a su gusto la Carta Magna. De tal modo que desde el primer trienio de ejercicio le será inevitable mostrar el auténtico gen absolutista que en verdad lo mueve. “Tengo prisa”, dice. Por supuesto.

Al mismo tiempo se iniciará la cancelación de todo ejercicio de libertad de expresión (que es mucho más que libertad de prensa): quedará prohibido pensar por cuenta propia, diferir del ideario estatal y manifestarlo. Los medios de comunicación críticos comienzan ya a sufrir los embates de la represión, acusándolos de servir a intereses extra nacionales, de obstaculizar los avances de la “cuarta transformación”, hasta de traición a la patria.

Para justificarlo será indispensable crear un gran enemigo del “pueblo”: en campaña impune de doce años (2006-2018) fue la mafia en el poder; ya enquistado en este acusa ahora a un neoliberalismo cuya definición todavía nos debe.

Al parecer el paradigma histórico del nuevo régimen es don Benito Juárez, quien al lado de su defensa de los valores republicanos tiene el estigma de haberse mantenido en la presidencia durante 15 años (1857-1872) mediante sucesivas reelecciones, y hubiera permanecido en ella sólo que la muerte le canceló todo proyecto en tal dirección, además de que su paisano Porfirio Díaz lanzó contra ese continuismo, en 1871, el plan de La Noria, apoyado, entre otros militares de alto rango, por nuestro ilustre paisano Manuel Márquez de León, autor del libro Don Benito Juárez a la luz de la verdad, de próxima reedición. La pregunta que se deriva de esto es si la persistencia del señor Juárez García en la jefatura del Estado es la inconfesada inspiración del nuevo presidente.

Los empresarios han intentado suscribir las paces con él, en intento de exorcizar la sospechada y amenazadora intervención del Estado en las competencias de la iniciativa privada. Sin embargo, en este sentido resulta inevitable recordar la temible sentencia chavista:

- ¡Exprópiese!, ¡exprópiese!, ¡exprópiese…!

Quienes opinamos en cualquier espacio impreso o tecnomediático contamos con poquísimo tiempo para continuar alertando, antes de que el gran mandante nos dé a elegir lo que ha sido norma para los opositores en los países del Foro de Sao Paulo (socialismo del siglo XXI), al que pertenece el presidente mexicano desde que era dirigente del PRD, y ahora de Morena, la organización política de su propiedad, por supuesto:

Encierro, destierro o entierro...

¿Paranoia? Ojalá: si es el caso, celebraremos habernos equivocado. De todos modos será sano mantener la reserva.

Nadie, pues, diga que lo engañaron cuando el probable cuanto indeseado escenario que se anuncia lo veamos convertido en pavorosa realidad.

martes 22 de octubre de 2019

Baldor era cubano

martes 08 de octubre de 2019

Aniversario de una conquista

jueves 03 de octubre de 2019

Informe sobre la batalla de Mulegé

jueves 19 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 09 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 02 de septiembre de 2019

En pos del desarrollo de BCS

martes 20 de agosto de 2019

Derechos del peatón

viernes 16 de agosto de 2019

El gobernador Francisco Palacios Miranda

lunes 05 de agosto de 2019

Luna de miel y prospectiva

Cargar Más