/ viernes 23 de febrero de 2018

Alguna vez escuché que debes de buscar lo que te haga feliz, e ir por ello

Les cuento que recientemente me hice súper fan de los masajes y ahora trato de por lo menos ir a que me hagan uno, una vez cada dos o tres meses. Qué más quisiera yo que poder ir cada quincena o que sea parte de mi rutina de cada domingo, pero no. Estos servicios, porque de verdad lo valen, no son muy económicos que digamos.

Les quiero platicar que el fin de semana pasado fui a uno, pero fue la primera vez que me tocaba que el terapeuta fuera un hombre. Aunque a la hora de hacer la reservación yo pedí que fuera mujer, ya cuando me avisaron que “Mauricio” estaba listo, me quedé con cara de what? (Cambié el nombre para que no se haga chisme, aunque abajo les dejo los datos del spa, porque lo recomiendo mil)

Sentí muchos nervios, pero pues no dije nada porque la recepcionista dijo que era de los mejores y dije, pues va. Yo había pedido que la presión fuera muy poquita, porque por más despacito que le hagan me duele, pero yo creo que es diferente la presión para las mujeres y hombres, porque aunque me gustó y lo disfruté mucho, hubo partes como en los hombros y la cabeza que si dolió más que otras veces, o tal vez estaba muy tensa, no sé…

Quiero aplaudir el trabajo, porque cualquiera pensaría que se aprovechan, pues ya te tienen ahí para tocarte por todos lados, partes que no se deben o hacerlo de manera incorrecta, o tal vez sólo yo pensaba eso… pero déjenme decirles que fue súper propio y muy profesional. Hasta hubo momentos que sentía que eran más de dos manos las que me tocaban, porque el ritmo que llevaba era perfecto y fluido.

También hubo un momento que yo creo que me quedé dormida, pedí el de 80 minutos, porque en los de 50 siempre me cortan la inspiración… cuando apenas estoy súper relajada dicen -Señorita Escalante su servicio ha finalizado, y matan toda la inspiración. Cuando llegó el momento de voltearme la luz aunque era muy tenue me molestaba demasiado y ahí fue cuando me di cuenta que me había dormido un poco o talvez relajado demasiado.

Habrá personas que no toleren que un extraño toque su cuerpo, mucho menos alguien de otro sexo, pero los invito a que prueben cosas nuevas, sin miedo al qué dirán ni se queden con las ganas. Propónganse hacer algo nuevo cada semana o si se les hace muy poquito tiempo, por lo menos cada mes, así es como uno se da cuenta lo que le gusta, y lo que no. Al final del día me fui feliz y más contenta porque cumplí algo que no había hecho, y sin duda, ahora me quite el tabú de que el terapeuta sea hombre, que sea algo indebido, incorrecto o mal visto, cuando de verdad lo único que hace es su trabajo.

El spa se llama Salt Water, se encuentra ubicado en el Hotel Casa Dorada, en Cabo San Lucas, y lo recomiendo ampliamente. Sus áreas húmedas no son enormes, pero cuenta con todo lo necesario para que vivas una experiencia completa de relajación. Tiene lockers, sauna, jacuzzi caliente y frío, gimnasio, cabinas para masajes y tratamientos, áreas para manicure, pedicure y salón de belleza. Cuenta con regaderas que puedes utilizar ya que finalices tu servicio, áreas amplias y ordenadas. La gente es súper amable y te hacen sentir como si estuvieras en casa. Sin duda volveré. Aquí les dejo el teléfono por si se animan a agendar su masaje. Tel. 163-57-61.

Considero que los días libres deben de ser día para darte amor propio, hacer las cosas que te gustan, lo que dejaste a medias, buscar el tiempo para cuidar de ti, no dejar que la rutina laboral nos coma, y muy importante… compartir la información, porque siempre hay gente buscando cosas o lugares nuevos que probar, al menos yo sí. ¡Gracias por leerme!

Carls.

Escalante.carls@gmail.com |

Facebook: Sentidos Inexpertos |

Twitter: @carla_cabo

Les cuento que recientemente me hice súper fan de los masajes y ahora trato de por lo menos ir a que me hagan uno, una vez cada dos o tres meses. Qué más quisiera yo que poder ir cada quincena o que sea parte de mi rutina de cada domingo, pero no. Estos servicios, porque de verdad lo valen, no son muy económicos que digamos.

Les quiero platicar que el fin de semana pasado fui a uno, pero fue la primera vez que me tocaba que el terapeuta fuera un hombre. Aunque a la hora de hacer la reservación yo pedí que fuera mujer, ya cuando me avisaron que “Mauricio” estaba listo, me quedé con cara de what? (Cambié el nombre para que no se haga chisme, aunque abajo les dejo los datos del spa, porque lo recomiendo mil)

Sentí muchos nervios, pero pues no dije nada porque la recepcionista dijo que era de los mejores y dije, pues va. Yo había pedido que la presión fuera muy poquita, porque por más despacito que le hagan me duele, pero yo creo que es diferente la presión para las mujeres y hombres, porque aunque me gustó y lo disfruté mucho, hubo partes como en los hombros y la cabeza que si dolió más que otras veces, o tal vez estaba muy tensa, no sé…

Quiero aplaudir el trabajo, porque cualquiera pensaría que se aprovechan, pues ya te tienen ahí para tocarte por todos lados, partes que no se deben o hacerlo de manera incorrecta, o tal vez sólo yo pensaba eso… pero déjenme decirles que fue súper propio y muy profesional. Hasta hubo momentos que sentía que eran más de dos manos las que me tocaban, porque el ritmo que llevaba era perfecto y fluido.

También hubo un momento que yo creo que me quedé dormida, pedí el de 80 minutos, porque en los de 50 siempre me cortan la inspiración… cuando apenas estoy súper relajada dicen -Señorita Escalante su servicio ha finalizado, y matan toda la inspiración. Cuando llegó el momento de voltearme la luz aunque era muy tenue me molestaba demasiado y ahí fue cuando me di cuenta que me había dormido un poco o talvez relajado demasiado.

Habrá personas que no toleren que un extraño toque su cuerpo, mucho menos alguien de otro sexo, pero los invito a que prueben cosas nuevas, sin miedo al qué dirán ni se queden con las ganas. Propónganse hacer algo nuevo cada semana o si se les hace muy poquito tiempo, por lo menos cada mes, así es como uno se da cuenta lo que le gusta, y lo que no. Al final del día me fui feliz y más contenta porque cumplí algo que no había hecho, y sin duda, ahora me quite el tabú de que el terapeuta sea hombre, que sea algo indebido, incorrecto o mal visto, cuando de verdad lo único que hace es su trabajo.

El spa se llama Salt Water, se encuentra ubicado en el Hotel Casa Dorada, en Cabo San Lucas, y lo recomiendo ampliamente. Sus áreas húmedas no son enormes, pero cuenta con todo lo necesario para que vivas una experiencia completa de relajación. Tiene lockers, sauna, jacuzzi caliente y frío, gimnasio, cabinas para masajes y tratamientos, áreas para manicure, pedicure y salón de belleza. Cuenta con regaderas que puedes utilizar ya que finalices tu servicio, áreas amplias y ordenadas. La gente es súper amable y te hacen sentir como si estuvieras en casa. Sin duda volveré. Aquí les dejo el teléfono por si se animan a agendar su masaje. Tel. 163-57-61.

Considero que los días libres deben de ser día para darte amor propio, hacer las cosas que te gustan, lo que dejaste a medias, buscar el tiempo para cuidar de ti, no dejar que la rutina laboral nos coma, y muy importante… compartir la información, porque siempre hay gente buscando cosas o lugares nuevos que probar, al menos yo sí. ¡Gracias por leerme!

Carls.

Escalante.carls@gmail.com |

Facebook: Sentidos Inexpertos |

Twitter: @carla_cabo

martes 16 de abril de 2019

Quizás

miércoles 25 de julio de 2018

Dulces emociones

sábado 03 de marzo de 2018

Wakanda Forever

miércoles 10 de enero de 2018

Un brindis por ti

lunes 30 de octubre de 2017

Conociendo un poco de Colombia

sábado 07 de octubre de 2017

Historia es un caso de la vida real

lunes 18 de septiembre de 2017

Proyectos

Cargar Más