/ miércoles 25 de julio de 2018

Dulces emociones

Carla Escalante

No había tenido el tiempo de sentarme a escribir y aterrizar todo lo que está pasando por mi mente.

Muchos de ustedes de seguro han ido a la playa, se han sentado a la orilla del mar, se relajan con el sonido de las olas, están disfrutando del solecito, del calorcito y entonces deciden que es hora de meterse al agua, pero les toca que el mar está picado, aunque después de analizarlo unos momentos y pensar “pues se ve tranquilo” decides ir a meterte y por azares del destino la ola los atrapa y les da un revolcón ¿no? Ah pues así es como me he sentido últimamente, que estoy todavía siendo revolcada por la ola, pero no en el sentido que te ahogas sino en el sentido que me han pasado muchas cosas, todas al mismo tiempo, muy rápido y cada una de ellas ha sido súper importante y significativa en mi vida.

Les voy a ir platicando poco a poco porque ya estoy en proceso de adaptarme a lo nuevo que estoy haciendo y siento que ya falta menos para poner el “orden o estabilidad” que había estado teniendo en el último año y medio.

Para empezar, quiero agradecer a la vida porque existe el internet, los blogs de viaje y los buscadores online porque te permiten buscar información, comparar precios y demás. Siempre había estado muy agradecida con el mes de septiembre porque hasta el mes pasado había sido mi mes de viajes padrísimos, pero llegó junio y dijo con permiso que te vengo a hacer competencia…

Junio se fue y con eso un viaje que había estado soñando, planeando y estudiando en mi mente desde hace mucho, ya sea en películas, series, información y demás porque es una ciudad que ha sido protagonista de muchos éxitos cinematográficos, eventos deportivos, conciertos masivos, ruedas de prensa y me atrevo a decirlo porque ya lo comprobé… “La ciudad conocida por todos” y, por consecuencia, ves a todo tipo de personas de los diferentes países del mundo.

Por fin tuve la oportunidad de conocer la “Gran manzana”, “La ciudad que nunca duerme”, “La jungla de concreto”, “El lugar donde todos los sueños se cumplen”, “La ciudad de los rascacielos”. ¿Ya saben cuál? Puedo continuar con más ejemplos porque es de esos lugares que son como un sueño, donde todo es posible y que al mismo tiempo es una ciudad tan grande que sientes que no eres nada, te sientes tan pequeña rodeada por esos monstruos de construcción pero, de igual manera, te hace sentir que tienes todavía mucho por hacer, por ayudar, por crear, por demostrar que puedes, por aportar algo a algo o alguien y dejar tu huella en el mundo. Lo repito, esa ciudad es un sueño y aún no supero que ya fui y regresé.

Nueva York es un “must” en tu lista de viajes, ya sea si eres joven, adulto, casado, soltero, divorciado. Si te gusta viajar solo, con amigos, en pareja o con hijos. Es un lugar donde hay atracciones para chicos y grandes, sin importar tus gustos o preferencias, si no hablas inglés, si hablas sólo español, si eres latino, europeo, asiático, no importa si eres alto, chaparro, delgado, gordo, no importa quién eres, lo único que importa es que de verdad es un lugar que debes visitar.

Les voy a contar un poquito de cómo fue mi planeación. Estábamos por finales de febrero, principios de marzo, la verdad no recuerdo bien la fecha y vimos que Volaris lanzó unas promos súper agresivas por la celebración de sus 10 años en el mercado. Yo nunca he sido muy fan de esa aerolínea porque me gusta más otra pero dije, si estamos hablando de ahorrar pues va. Justo en febrero cumplí un año en mi trabajo y ya me tocaban mis vacaciones oficiales pero aún no las había pedido porque no tenía nada planeado. Tenía sueños de ir a Cuba, Nueva York, Chicago, Cancún, pero aún no me decidía por el destino…

Finalmente, un día después del trabajo, mi hermana y yo estuvimos checando, comparando fechas, precios y dijimos -Pues a ver… ponle Nueva York, capaz no está tan caro y así fue… estaba muy atractivo el precio y lo compró con su tarjeta porque yo no tenía dinero.

Total, para no hacerles el cuento largo, les cuento que mi vuelo redondo saliendo de Los Cabos (que es donde actualmente vivo) a Nueva York me costó en menos de $4,000 pesos, con escala en Guadalajara, cosa que hizo que el viaje fuera más atractivo porque amo esa ciudad. Todo iba fluyendo hermosamente y yo no podía creer que ya tenía un vuelo programado a Nueva York este año.

Estuve allá 9 días, los cuales fueron perfectos para conocer todo lo que había soñado. Todo lo que había visto en mis películas y series favoritas. En lo que más gasté fue en el hospedaje, pero hay de todo, desde hoteles súper lujosos hasta hoteles más básicos que incluyen desayuno, conocidos como “bed&breakfast”

Yo me quedé en un hostal súper lindo que se llama The Local NYC, el cual está ubicado en Long Island, a sólo una parada de metro de Manhattan. Muchos se preguntarán si los hostales son limpios, si tienen buena ubicación, son feos, bonitos, son seguros y demás… pues les comparto que, como todo, siempre habrá unos mejores que otros y algunos que se adecuen más a tus necesidades que otros pero no se preocupen, hoy en día, gracias a la tecnología, el hecho de buscar tu hospedaje es muy sencillo. Les paso el dato de una app para celulares que se llama “Hostelworld” y también tiene su versión web. Ahí pones el lugar de donde estás pensando en viajar, pones las fechas y el número de personas. Te mostrará un listado de los hostales donde podrás ver toda la descripción de las amenidades, fotos, ubicación, comentarios de los que se han hospedado ahí y el mapa de “cómo llegar” desde los diferentes aeropuertos o terminales, dependiendo de cómo sea la forma en la que llegas a la ciudad, cosa que me parece padrísima. Te dice las instrucciones de una forma sencilla; por ejemplo, si vas a tomar un taxi, camión o metro. En fin, ésa es una app súper básica si estás planeando quedarte en un hostal ya que te ayuda mucho en darte una idea sobre los lugares donde te puedes hospedar y sus precios suelen ser muy accesibles a comparación de los hoteles.

Cabe mencionar que me puse a investigar ya todo en forma como un mes antes del viaje, al principio sólo tenía mi vuelo. Después de analizar mis opciones de hospedaje, junto con mi hermana nos pusimos a hacer cuentas y leer información sobre si convendría o no adquirir un pase que te incluye las principales atracciones de la ciudad. Coincidimos en que sí vale la pena cuando tienes más de 3 días para visitar de lleno el lugar y así fue. Compré mi New York Pass, piérdanle el amor a unos $4,000 pesos más o menos pero la verdad es que vale la pena ya que en muchas de las atracciones más famosas incluye un “Skip the line” -omitir la fila- y en el que de verdad me salvó la vida fue en el museo del 11 de Septiembre porque justamente fui en martes y ese día era gratis, había una fila de como unas 3 horas aproximadamente para entrar pero gracias a mi NYPass pasé directo, sin hacer fila.

En el siguiente post les compartiré más información y tips de mi viaje. Si tú deseas ir sin comprar ningún pase, también es posible, sólo debes armar bien tu itinerario, definir qué lugares quieres visitar, investigar los días que pueden ser gratis o planear comprar las entradas con anticipación.

Con amor, Carls.

Escalante.carls@gmail.com | Facebook- Sentidos Inexpertos | Twitter: @carla_cabo

Carla Escalante

No había tenido el tiempo de sentarme a escribir y aterrizar todo lo que está pasando por mi mente.

Muchos de ustedes de seguro han ido a la playa, se han sentado a la orilla del mar, se relajan con el sonido de las olas, están disfrutando del solecito, del calorcito y entonces deciden que es hora de meterse al agua, pero les toca que el mar está picado, aunque después de analizarlo unos momentos y pensar “pues se ve tranquilo” decides ir a meterte y por azares del destino la ola los atrapa y les da un revolcón ¿no? Ah pues así es como me he sentido últimamente, que estoy todavía siendo revolcada por la ola, pero no en el sentido que te ahogas sino en el sentido que me han pasado muchas cosas, todas al mismo tiempo, muy rápido y cada una de ellas ha sido súper importante y significativa en mi vida.

Les voy a ir platicando poco a poco porque ya estoy en proceso de adaptarme a lo nuevo que estoy haciendo y siento que ya falta menos para poner el “orden o estabilidad” que había estado teniendo en el último año y medio.

Para empezar, quiero agradecer a la vida porque existe el internet, los blogs de viaje y los buscadores online porque te permiten buscar información, comparar precios y demás. Siempre había estado muy agradecida con el mes de septiembre porque hasta el mes pasado había sido mi mes de viajes padrísimos, pero llegó junio y dijo con permiso que te vengo a hacer competencia…

Junio se fue y con eso un viaje que había estado soñando, planeando y estudiando en mi mente desde hace mucho, ya sea en películas, series, información y demás porque es una ciudad que ha sido protagonista de muchos éxitos cinematográficos, eventos deportivos, conciertos masivos, ruedas de prensa y me atrevo a decirlo porque ya lo comprobé… “La ciudad conocida por todos” y, por consecuencia, ves a todo tipo de personas de los diferentes países del mundo.

Por fin tuve la oportunidad de conocer la “Gran manzana”, “La ciudad que nunca duerme”, “La jungla de concreto”, “El lugar donde todos los sueños se cumplen”, “La ciudad de los rascacielos”. ¿Ya saben cuál? Puedo continuar con más ejemplos porque es de esos lugares que son como un sueño, donde todo es posible y que al mismo tiempo es una ciudad tan grande que sientes que no eres nada, te sientes tan pequeña rodeada por esos monstruos de construcción pero, de igual manera, te hace sentir que tienes todavía mucho por hacer, por ayudar, por crear, por demostrar que puedes, por aportar algo a algo o alguien y dejar tu huella en el mundo. Lo repito, esa ciudad es un sueño y aún no supero que ya fui y regresé.

Nueva York es un “must” en tu lista de viajes, ya sea si eres joven, adulto, casado, soltero, divorciado. Si te gusta viajar solo, con amigos, en pareja o con hijos. Es un lugar donde hay atracciones para chicos y grandes, sin importar tus gustos o preferencias, si no hablas inglés, si hablas sólo español, si eres latino, europeo, asiático, no importa si eres alto, chaparro, delgado, gordo, no importa quién eres, lo único que importa es que de verdad es un lugar que debes visitar.

Les voy a contar un poquito de cómo fue mi planeación. Estábamos por finales de febrero, principios de marzo, la verdad no recuerdo bien la fecha y vimos que Volaris lanzó unas promos súper agresivas por la celebración de sus 10 años en el mercado. Yo nunca he sido muy fan de esa aerolínea porque me gusta más otra pero dije, si estamos hablando de ahorrar pues va. Justo en febrero cumplí un año en mi trabajo y ya me tocaban mis vacaciones oficiales pero aún no las había pedido porque no tenía nada planeado. Tenía sueños de ir a Cuba, Nueva York, Chicago, Cancún, pero aún no me decidía por el destino…

Finalmente, un día después del trabajo, mi hermana y yo estuvimos checando, comparando fechas, precios y dijimos -Pues a ver… ponle Nueva York, capaz no está tan caro y así fue… estaba muy atractivo el precio y lo compró con su tarjeta porque yo no tenía dinero.

Total, para no hacerles el cuento largo, les cuento que mi vuelo redondo saliendo de Los Cabos (que es donde actualmente vivo) a Nueva York me costó en menos de $4,000 pesos, con escala en Guadalajara, cosa que hizo que el viaje fuera más atractivo porque amo esa ciudad. Todo iba fluyendo hermosamente y yo no podía creer que ya tenía un vuelo programado a Nueva York este año.

Estuve allá 9 días, los cuales fueron perfectos para conocer todo lo que había soñado. Todo lo que había visto en mis películas y series favoritas. En lo que más gasté fue en el hospedaje, pero hay de todo, desde hoteles súper lujosos hasta hoteles más básicos que incluyen desayuno, conocidos como “bed&breakfast”

Yo me quedé en un hostal súper lindo que se llama The Local NYC, el cual está ubicado en Long Island, a sólo una parada de metro de Manhattan. Muchos se preguntarán si los hostales son limpios, si tienen buena ubicación, son feos, bonitos, son seguros y demás… pues les comparto que, como todo, siempre habrá unos mejores que otros y algunos que se adecuen más a tus necesidades que otros pero no se preocupen, hoy en día, gracias a la tecnología, el hecho de buscar tu hospedaje es muy sencillo. Les paso el dato de una app para celulares que se llama “Hostelworld” y también tiene su versión web. Ahí pones el lugar de donde estás pensando en viajar, pones las fechas y el número de personas. Te mostrará un listado de los hostales donde podrás ver toda la descripción de las amenidades, fotos, ubicación, comentarios de los que se han hospedado ahí y el mapa de “cómo llegar” desde los diferentes aeropuertos o terminales, dependiendo de cómo sea la forma en la que llegas a la ciudad, cosa que me parece padrísima. Te dice las instrucciones de una forma sencilla; por ejemplo, si vas a tomar un taxi, camión o metro. En fin, ésa es una app súper básica si estás planeando quedarte en un hostal ya que te ayuda mucho en darte una idea sobre los lugares donde te puedes hospedar y sus precios suelen ser muy accesibles a comparación de los hoteles.

Cabe mencionar que me puse a investigar ya todo en forma como un mes antes del viaje, al principio sólo tenía mi vuelo. Después de analizar mis opciones de hospedaje, junto con mi hermana nos pusimos a hacer cuentas y leer información sobre si convendría o no adquirir un pase que te incluye las principales atracciones de la ciudad. Coincidimos en que sí vale la pena cuando tienes más de 3 días para visitar de lleno el lugar y así fue. Compré mi New York Pass, piérdanle el amor a unos $4,000 pesos más o menos pero la verdad es que vale la pena ya que en muchas de las atracciones más famosas incluye un “Skip the line” -omitir la fila- y en el que de verdad me salvó la vida fue en el museo del 11 de Septiembre porque justamente fui en martes y ese día era gratis, había una fila de como unas 3 horas aproximadamente para entrar pero gracias a mi NYPass pasé directo, sin hacer fila.

En el siguiente post les compartiré más información y tips de mi viaje. Si tú deseas ir sin comprar ningún pase, también es posible, sólo debes armar bien tu itinerario, definir qué lugares quieres visitar, investigar los días que pueden ser gratis o planear comprar las entradas con anticipación.

Con amor, Carls.

Escalante.carls@gmail.com | Facebook- Sentidos Inexpertos | Twitter: @carla_cabo

martes 16 de abril de 2019

Quizás

miércoles 25 de julio de 2018

Dulces emociones

sábado 03 de marzo de 2018

Wakanda Forever

miércoles 10 de enero de 2018

Un brindis por ti

lunes 30 de octubre de 2017

Conociendo un poco de Colombia

sábado 07 de octubre de 2017

Historia es un caso de la vida real

lunes 18 de septiembre de 2017

Proyectos

Cargar Más