/ lunes 12 de febrero de 2024

Los perros, más eficaces que los humanos e incorruptibles

La primera unidad canina de la SSP de BCS colabora con la Marina en el puerto de Pichilingue en la búsqueda de narcóticos, armas y papel moneda

La Paz, Baja California Sur.- Adiestrados para detectar narcóticos, armas y papel moneda, Jhon, Grof, Sagus y Blitz, son los cuatro perros que integran la primera unidad canina de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California Sur.

Lee: Aseguran narcóticos en una empresa de paquetería en La Paz

El manejador canino Jesús Ernesto Irigoyen Barrón dijo que estos cuatro perros trabajan en las revisiones que se hacen en el penal de La Paz y el puerto de Pichilingue, este último lugar es donde colaboran con otras unidades caninas de la Secretaría de Marina en la inspección de paquetería y equipaje.

Explicó que la unidad canina de la SSP comenzó operaciones en 2020 con tres pastores belgas y un pastor alemán, todos nacidos en Europa, pero comprados por una empresa de Estados Unidos y donados por la embajada de ese país al gobierno de México.

Jhon, Grof, Sagus y Blitz, son los cuatro perros que integran la primera unidad canina de la SSP-BCS. Foto: Raymundo León | El Sudcaliforniano

Precisó que los perros llegaron a La Paz, de dos años de edad, ya con entrenamiento, mismo que debe tener continuidad, para lo cual sus cuatro manejadores y el entrenador actual fueron capacitados en Florida, Estados Unidos, durante un mes, para poder recibir la certificación que otorga la Asociación Americana de Manejadores de Perros.

En las instalaciones de la unidad canina de la SSP, en la ciudad de La Paz, hay un quinto ejemplar, Siria, una pastor belga, que fue encontrada en estado de abandono por el comisario de la policía estatal que la rescató para su entrenamiento. Ella no trabaja en los operativos, su función es de acompañamiento y proximidad.

Además de los cinco ejemplares caninos, cuatro manejadores y un entrenador, hay siete elementos de respaldo que colaboran con la unidad canina en labores de conducción de vehículos, acompañamiento y cuidado de los animales.

Irigoyen resaltó las labores de los perros en tareas de detección porque “un perro es más eficaz que un humano y es incorruptible”.

Precisó que los canes tienen entre cinco y 10 millones de células olfativas, mientras que los humanos solo contamos con cinco mil, por lo que la diferencia es abismal.

Abundó que si alguien toca alguna droga con sus manos y luego toca el asiento o la manija de su carro, los perros lo detectan y corresponde al manejador interpretar la conducta del animal.

Explicó que cuando se selecciona a los perros para la detección de drogas se buscan ciertas características, y una de ellas es que tenga un juguete preferido como una pelota o una “mordedera”.

Dijo que “el adiestramiento se basa en el juego”, por lo que una práctica es esconderle la pelota para que la busque y si una vez que la encuentra no la agarra, sino que se sienta, se echa o ladra, entonces se le recompensa; de esa forma, el animal va relacionando ese juego con el aroma para el adiestramiento.

Foto: Raymundo León | El Sudcaliforniano

Irigoyen aclaró que en los entrenamientos no se usan drogas, sino aromas sintéticos, y dijo que la raza de los perros sí influye en este tipo de trabajo, destacando las características de los pastores belgas y alemanes, por su agilidad, fuerza y tenacidad.

Abundó que el adiestramiento de un perro se lleva un promedio de seis meses, indicando que hay un periodo de socialización en el que el animal tiene que conocer todo tipo de escenarios, ruidos, lugares, convivir con personas, con otros animales, y que esas experiencias sean positivas, que se adapte a ellas, que sea muy estable, no tenga miedo y no sea agresivo con nada.

Puntualizó que los perros de la unidad canina tienen cinco años de edad, por lo que esperan que participen en los operativos de búsqueda de narcóticos hasta los siete años.

Acerca de los cuidados que les dan a los perros, informó que son aseados, relajados con caminatas y ejercicios, y bien alimentados con dos comidas al día.

Las estancias caninas son lavadas todos los días con agua y jabón, y una vez a la semana son desinfectadas.

En cuanto a los operativos en los que participan los binomios caninos, precisó que se alternan, dos de ellos salen a trabajar, uno a Pichilingue y otro al Cereso, y dos se quedan en la unidad canina, y al día siguiente cambian.

El agente manejador resaltó el entrenamiento y capacidad de los perros de búsqueda de narcóticos, porque pueden detectar un aroma entre muchos, al grado de que se puede afirmar que son más eficientes que los detectores que se ponen en puertos y aeropuertos.

No obstante, admitió que no son infalibles, pues el pelo de otros perros o las hembras en celo, entre otras cosas, los pueden afectar, pero es ahí donde entra la astucia del manejador, que debe saber muy bien cuál es la conducta de su compañero de binomio.

Suscríbete aquí a la edición digital de El Sudcaliforniano

Irigoyen puntualizó que para ser manejador de perros hay una máxima, y es que le deben gustar mucho estos animales, “que no te importe ensuciarte en la convivencia con ellos, que te llene la ropa de pelo, o limpiar su suciedad”.

Mencionó que a tres años de la unidad canina de la SSP hay buenos resultados, pero esperan aumentar de cuatro a 15 el número de ejemplares adiestrados, para que cada municipio pueda contar con sus propios binomios.

La Paz, Baja California Sur.- Adiestrados para detectar narcóticos, armas y papel moneda, Jhon, Grof, Sagus y Blitz, son los cuatro perros que integran la primera unidad canina de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California Sur.

Lee: Aseguran narcóticos en una empresa de paquetería en La Paz

El manejador canino Jesús Ernesto Irigoyen Barrón dijo que estos cuatro perros trabajan en las revisiones que se hacen en el penal de La Paz y el puerto de Pichilingue, este último lugar es donde colaboran con otras unidades caninas de la Secretaría de Marina en la inspección de paquetería y equipaje.

Explicó que la unidad canina de la SSP comenzó operaciones en 2020 con tres pastores belgas y un pastor alemán, todos nacidos en Europa, pero comprados por una empresa de Estados Unidos y donados por la embajada de ese país al gobierno de México.

Jhon, Grof, Sagus y Blitz, son los cuatro perros que integran la primera unidad canina de la SSP-BCS. Foto: Raymundo León | El Sudcaliforniano

Precisó que los perros llegaron a La Paz, de dos años de edad, ya con entrenamiento, mismo que debe tener continuidad, para lo cual sus cuatro manejadores y el entrenador actual fueron capacitados en Florida, Estados Unidos, durante un mes, para poder recibir la certificación que otorga la Asociación Americana de Manejadores de Perros.

En las instalaciones de la unidad canina de la SSP, en la ciudad de La Paz, hay un quinto ejemplar, Siria, una pastor belga, que fue encontrada en estado de abandono por el comisario de la policía estatal que la rescató para su entrenamiento. Ella no trabaja en los operativos, su función es de acompañamiento y proximidad.

Además de los cinco ejemplares caninos, cuatro manejadores y un entrenador, hay siete elementos de respaldo que colaboran con la unidad canina en labores de conducción de vehículos, acompañamiento y cuidado de los animales.

Irigoyen resaltó las labores de los perros en tareas de detección porque “un perro es más eficaz que un humano y es incorruptible”.

Precisó que los canes tienen entre cinco y 10 millones de células olfativas, mientras que los humanos solo contamos con cinco mil, por lo que la diferencia es abismal.

Abundó que si alguien toca alguna droga con sus manos y luego toca el asiento o la manija de su carro, los perros lo detectan y corresponde al manejador interpretar la conducta del animal.

Explicó que cuando se selecciona a los perros para la detección de drogas se buscan ciertas características, y una de ellas es que tenga un juguete preferido como una pelota o una “mordedera”.

Dijo que “el adiestramiento se basa en el juego”, por lo que una práctica es esconderle la pelota para que la busque y si una vez que la encuentra no la agarra, sino que se sienta, se echa o ladra, entonces se le recompensa; de esa forma, el animal va relacionando ese juego con el aroma para el adiestramiento.

Foto: Raymundo León | El Sudcaliforniano

Irigoyen aclaró que en los entrenamientos no se usan drogas, sino aromas sintéticos, y dijo que la raza de los perros sí influye en este tipo de trabajo, destacando las características de los pastores belgas y alemanes, por su agilidad, fuerza y tenacidad.

Abundó que el adiestramiento de un perro se lleva un promedio de seis meses, indicando que hay un periodo de socialización en el que el animal tiene que conocer todo tipo de escenarios, ruidos, lugares, convivir con personas, con otros animales, y que esas experiencias sean positivas, que se adapte a ellas, que sea muy estable, no tenga miedo y no sea agresivo con nada.

Puntualizó que los perros de la unidad canina tienen cinco años de edad, por lo que esperan que participen en los operativos de búsqueda de narcóticos hasta los siete años.

Acerca de los cuidados que les dan a los perros, informó que son aseados, relajados con caminatas y ejercicios, y bien alimentados con dos comidas al día.

Las estancias caninas son lavadas todos los días con agua y jabón, y una vez a la semana son desinfectadas.

En cuanto a los operativos en los que participan los binomios caninos, precisó que se alternan, dos de ellos salen a trabajar, uno a Pichilingue y otro al Cereso, y dos se quedan en la unidad canina, y al día siguiente cambian.

El agente manejador resaltó el entrenamiento y capacidad de los perros de búsqueda de narcóticos, porque pueden detectar un aroma entre muchos, al grado de que se puede afirmar que son más eficientes que los detectores que se ponen en puertos y aeropuertos.

No obstante, admitió que no son infalibles, pues el pelo de otros perros o las hembras en celo, entre otras cosas, los pueden afectar, pero es ahí donde entra la astucia del manejador, que debe saber muy bien cuál es la conducta de su compañero de binomio.

Suscríbete aquí a la edición digital de El Sudcaliforniano

Irigoyen puntualizó que para ser manejador de perros hay una máxima, y es que le deben gustar mucho estos animales, “que no te importe ensuciarte en la convivencia con ellos, que te llene la ropa de pelo, o limpiar su suciedad”.

Mencionó que a tres años de la unidad canina de la SSP hay buenos resultados, pero esperan aumentar de cuatro a 15 el número de ejemplares adiestrados, para que cada municipio pueda contar con sus propios binomios.

Local

Comondú encabeza padrón de Jóvenes Construyendo el Futuro en BCS

De los 4 mil 214 sudcalifornianos adscritos al programa, 2 mil 99 residen en el municipio comundeño

Local

Ley Desplastifícate… como si no existiera para las autoridades: CEMDA

Autoridades no cumplieron plazos, ni hubo regulaciones municipales para erradicar desechables

Círculos

No te pierdas las actividades artísticas de esta semana

Desde dibujo hasta danzón y lo mejor de todo algunas de ellas gratuitas

Municipios

Sigue problemática en Cbtis 256 ante falta de personal

Pueden volver al paro por la carga de trabajo que desempeñan el actual personal que resulta insuficiente

Círculos

Playa de BCS entre las ganadores de los Travellers' Choice Awards

TripAdvisor da a conocer a los destinos ganadores, entre estos playas sudcalifornianas

Local

Escuela Normal Superior de La Paz anuncia paro laboral

Buscan mejoras laborales y condiciones dignas para el personal docente y administrativo