/ jueves 27 de junio de 2019

Solos

Álvaro Obregón afirmaba que en política solo se comete un error: todos los demás son consecuencias. El actual aislamiento de México fue un error, motivado por ideología e ignorancia, cuyas consecuencias nos golpean hoy

La premisa de la política exterior de la 4T es que la política exterior no existe: sólo la interior.

Pues no. Ahora parece exactamente al revés: el Canciller habilitado como ministro del interior.

La premisa se basaba en ideología: la soberanía lo puede todo. Adentro de sus fronteras, cada quien hace lo que quiere.

Pero se basaba, también, en ignorancia: en las limitaciones para entender la complejidad de un mundo interconectado y cambiante.

La mayor crisis del sexenio provino de una doble pinza externa: por un lado, de una embestida directa de Trump contra el país: en la sien la pistola económica condicionando, en los hechos, nuestra política interna.

La otra vertiente de la pinza fue el éxodo de migrantes provenientes de Centroamérica, particularmente de Honduras. Impedir la llegada de ese tsunami humano a la frontera sur no depende de nosotros.

La crisis halló a México sin cartas para negociar nada. Peor: también lo encontró sin aliados.

Canadá ni siquiera se menciona: ni como socio ni como aliado.

El presidente nos alejó de la Unión Europea, adversaria de Trump. Nos confrontamos con España en un alegato insensato de disculpas por hechos de hace 4 siglos. Polonia, la República Checa y Eslovaquia fueron invadidas por Alemania hace 80 años y hoy forman parte de la Unión Europea que lidera ese país. En la UE progresan y se protegen de Rusia.

Nuestra esfera de influencia natural también la perdimos: América Latina. Perdimos el liderazgoa cambio de apoyar a Maduro. Acudir con Trump a la intervención de nuestros nuevos aliados -Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia- sería más bien un suicidio.

A Davos mandaron a una subsecretaria. Al G-20 no irá el Jefe de Estado. Los lazos con el bloque asiáticoson ya tardíos.

Bismarck fue el creador de la realpolitik: la política exterior basada en realidades y en intereses.

México la jugó mucho tiempo, envuelta en un manto retórico de doctrinas. Eso nos permitió equilibrar el tablero con Estados Unidos, expropiar el petróleo, proteger a Judíos en la Segunda Guerra Mundial, apoyar a la revolución cubana, impulsar el Tratado de Tlatelolco, formar el Grupo Contadora y firmar el Tratado de Libre Comercio.

Para lograrlo, claro, se requería comprender el mundo y tener claridad de objetivos.

Sobre todo tener la convicción de que el aislamiento, con una vecindad como la nuestra, es jugar a repetir la excepción de David contra Goliat.

Y eso solo se da en la Biblia.

@fvazquezrig

Álvaro Obregón afirmaba que en política solo se comete un error: todos los demás son consecuencias. El actual aislamiento de México fue un error, motivado por ideología e ignorancia, cuyas consecuencias nos golpean hoy

La premisa de la política exterior de la 4T es que la política exterior no existe: sólo la interior.

Pues no. Ahora parece exactamente al revés: el Canciller habilitado como ministro del interior.

La premisa se basaba en ideología: la soberanía lo puede todo. Adentro de sus fronteras, cada quien hace lo que quiere.

Pero se basaba, también, en ignorancia: en las limitaciones para entender la complejidad de un mundo interconectado y cambiante.

La mayor crisis del sexenio provino de una doble pinza externa: por un lado, de una embestida directa de Trump contra el país: en la sien la pistola económica condicionando, en los hechos, nuestra política interna.

La otra vertiente de la pinza fue el éxodo de migrantes provenientes de Centroamérica, particularmente de Honduras. Impedir la llegada de ese tsunami humano a la frontera sur no depende de nosotros.

La crisis halló a México sin cartas para negociar nada. Peor: también lo encontró sin aliados.

Canadá ni siquiera se menciona: ni como socio ni como aliado.

El presidente nos alejó de la Unión Europea, adversaria de Trump. Nos confrontamos con España en un alegato insensato de disculpas por hechos de hace 4 siglos. Polonia, la República Checa y Eslovaquia fueron invadidas por Alemania hace 80 años y hoy forman parte de la Unión Europea que lidera ese país. En la UE progresan y se protegen de Rusia.

Nuestra esfera de influencia natural también la perdimos: América Latina. Perdimos el liderazgoa cambio de apoyar a Maduro. Acudir con Trump a la intervención de nuestros nuevos aliados -Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia- sería más bien un suicidio.

A Davos mandaron a una subsecretaria. Al G-20 no irá el Jefe de Estado. Los lazos con el bloque asiáticoson ya tardíos.

Bismarck fue el creador de la realpolitik: la política exterior basada en realidades y en intereses.

México la jugó mucho tiempo, envuelta en un manto retórico de doctrinas. Eso nos permitió equilibrar el tablero con Estados Unidos, expropiar el petróleo, proteger a Judíos en la Segunda Guerra Mundial, apoyar a la revolución cubana, impulsar el Tratado de Tlatelolco, formar el Grupo Contadora y firmar el Tratado de Libre Comercio.

Para lograrlo, claro, se requería comprender el mundo y tener claridad de objetivos.

Sobre todo tener la convicción de que el aislamiento, con una vecindad como la nuestra, es jugar a repetir la excepción de David contra Goliat.

Y eso solo se da en la Biblia.

@fvazquezrig

miércoles 18 de septiembre de 2019

La voluntad y la ley

martes 10 de septiembre de 2019

Salvando Almas

lunes 19 de agosto de 2019

Quitando alfileres

martes 06 de agosto de 2019

Cocinando la reelección

lunes 15 de julio de 2019

Dignidad

jueves 11 de julio de 2019

¿Cómo sacar a México de la pobreza?

jueves 27 de junio de 2019

Solos

lunes 03 de junio de 2019

Moribundo

viernes 31 de mayo de 2019

El Colapso de la Salud

jueves 23 de mayo de 2019

La democracia bajo asedio