/ viernes 8 de noviembre de 2019

Godín

Tandariola

Una fría y lluviosa mañana en el centro histórico de la CDMX, contemplaba por la ventana el trajín matutino citadino. Mujeres y hombres trajeados se arremolinaban en el punto de venta de tamales, guajolotas (un tamal dentro de un bolillo) y humeante atole ubicado en la vía pública. Las y los trabajadores llegaban por la ración llenadora para su jornada laboral en consorcios, bancos, dependencias federales y otras muchas oficinas de la zona. Este es un ápice de la vida godín, la del trabajo de oficina en el México urbano contemporáneo.

Su antítesis es el trabajo que se hace con la fuerza del cuerpo, como en la industria de la construcción, la maquila, el campo, etc. Su antecedente se ubica en la famosa telenovela “Gutierritos” (1958), cuyo personaje era encarnado por Rafael Banquells, que debido a su éxito, después saltó a la pantalla cinematográfica (Milenio.29/06/207). Esta es la historia de un oficinista, siempre temeroso y sobajado -víctima de bullying- por los personajes de esta novela. Recuerdo una escena atroz en la que su hija le dice en tono burlón “ay, papá Gutierritos, ¿por qué te dejas ningunear?

Gutierritos se matizó por la cultura millennial en Godínez del que no se esclarece su raíz del todo, pero en el siglo XXI identifica en nuestro país a quienes trabajan en un ambiente de oficina, ya sea en empresas o en el sector público. Hay un referente que pudiera incidir, el personaje de la serie televisiva del Chavo del 8, Godínez, un chico despistado, que no hacía la tarea y evadía participar en la clase, que dicho sea de paso, era hermano menor de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” (www.tvynovelas.com).

Siendo el castellano tan rico y amoldable a la palabra viva, nos damos el gusto de generar sustantivos, adjetivos y hasta verbos que no son aceptados aún por las academias de la lengua. De Godínez a godín, como sustantivo de las y los oficinistas que laboran una jornada establecida, con un horario para comer. Godinear, verbo en la que se ejercen actividades propias de godín como comer en el escritorio mientras se trabaja en la computadora. Comida Godínez, adjetivo para la dieta del personal de oficina, mucha comprada en la calle. Aquí podría agregar la fiada para la quincena. O Godinato, para referirse a un entorno godín (www.bbc.com).

A final de cuentas es etiquetar la labor de grupos de personas que por lo regular se realiza en lugares cerrados y en muchas ocasiones, con condiciones laborales poco beneficiosas, como podría ser el jornalero digital. Mediciones de la OCDE indican que la jornada laboral en México es la más extensa de los 36 países que agrupa, con los ingresos por hora más bajos el mundo, pero que además son de baja productividad (Milenio. 17/10/2019).

Ser parte del segmento laboral godín es incluirse en una dinámica que se involucra con la urbanización que no permite ir a casa a almorzar y regresar; con situaciones laborales específicas de trabajo y la salud en la que inciden los espacios y cubrir largos trayectos casa-oficina; el sedentarismo, estress y una alimentación basada en el tiempo disponible para comer y su costo, lo que se convirtió en un nicho de mercado para las aplicaciones como SinDelantal, UBER eats, Rappi y MUYTech que llevan alimentos a domicilio. (El Financiero.6/11/2019).

Obviamente las y los Godínez conforman una especie de hermandad, compartiendo aspectos de vida que han trascendido de la vida de oficina a lo virtual en las redes sociales donde se difunden cosas afines, como la comunidad en Facebook Mundo Godínez que tiene más de 7,900 miembros que comparten memes, fotos de almuerzos, loncheras, espacios de trabajo, escritorios, computadoras, frases… una cultura alterna.

Eytale!

El universo laboral godín se ubica en el sector terciario de la economía, el de los servicios. Al segundo trimestre del 2019, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE del INEGI, estima que 16.1 millones de personas laboran en servicios profesionales, financieros, corporativos, sociales, gobierno y organismos internacionales a nivel nacional. En Baja California Sur son un poco más de 144 mil. La cuarta parte se ubica en oficinas públicas.

Comunicóloga, fotógrafa, diseñadora y sibarita.

iliana.peralta@gmail.com. En Twitter @LA_PERALTA

La Tandariola también se escucha. Disponible en podcast en Ivoox.

Tandariola

Una fría y lluviosa mañana en el centro histórico de la CDMX, contemplaba por la ventana el trajín matutino citadino. Mujeres y hombres trajeados se arremolinaban en el punto de venta de tamales, guajolotas (un tamal dentro de un bolillo) y humeante atole ubicado en la vía pública. Las y los trabajadores llegaban por la ración llenadora para su jornada laboral en consorcios, bancos, dependencias federales y otras muchas oficinas de la zona. Este es un ápice de la vida godín, la del trabajo de oficina en el México urbano contemporáneo.

Su antítesis es el trabajo que se hace con la fuerza del cuerpo, como en la industria de la construcción, la maquila, el campo, etc. Su antecedente se ubica en la famosa telenovela “Gutierritos” (1958), cuyo personaje era encarnado por Rafael Banquells, que debido a su éxito, después saltó a la pantalla cinematográfica (Milenio.29/06/207). Esta es la historia de un oficinista, siempre temeroso y sobajado -víctima de bullying- por los personajes de esta novela. Recuerdo una escena atroz en la que su hija le dice en tono burlón “ay, papá Gutierritos, ¿por qué te dejas ningunear?

Gutierritos se matizó por la cultura millennial en Godínez del que no se esclarece su raíz del todo, pero en el siglo XXI identifica en nuestro país a quienes trabajan en un ambiente de oficina, ya sea en empresas o en el sector público. Hay un referente que pudiera incidir, el personaje de la serie televisiva del Chavo del 8, Godínez, un chico despistado, que no hacía la tarea y evadía participar en la clase, que dicho sea de paso, era hermano menor de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” (www.tvynovelas.com).

Siendo el castellano tan rico y amoldable a la palabra viva, nos damos el gusto de generar sustantivos, adjetivos y hasta verbos que no son aceptados aún por las academias de la lengua. De Godínez a godín, como sustantivo de las y los oficinistas que laboran una jornada establecida, con un horario para comer. Godinear, verbo en la que se ejercen actividades propias de godín como comer en el escritorio mientras se trabaja en la computadora. Comida Godínez, adjetivo para la dieta del personal de oficina, mucha comprada en la calle. Aquí podría agregar la fiada para la quincena. O Godinato, para referirse a un entorno godín (www.bbc.com).

A final de cuentas es etiquetar la labor de grupos de personas que por lo regular se realiza en lugares cerrados y en muchas ocasiones, con condiciones laborales poco beneficiosas, como podría ser el jornalero digital. Mediciones de la OCDE indican que la jornada laboral en México es la más extensa de los 36 países que agrupa, con los ingresos por hora más bajos el mundo, pero que además son de baja productividad (Milenio. 17/10/2019).

Ser parte del segmento laboral godín es incluirse en una dinámica que se involucra con la urbanización que no permite ir a casa a almorzar y regresar; con situaciones laborales específicas de trabajo y la salud en la que inciden los espacios y cubrir largos trayectos casa-oficina; el sedentarismo, estress y una alimentación basada en el tiempo disponible para comer y su costo, lo que se convirtió en un nicho de mercado para las aplicaciones como SinDelantal, UBER eats, Rappi y MUYTech que llevan alimentos a domicilio. (El Financiero.6/11/2019).

Obviamente las y los Godínez conforman una especie de hermandad, compartiendo aspectos de vida que han trascendido de la vida de oficina a lo virtual en las redes sociales donde se difunden cosas afines, como la comunidad en Facebook Mundo Godínez que tiene más de 7,900 miembros que comparten memes, fotos de almuerzos, loncheras, espacios de trabajo, escritorios, computadoras, frases… una cultura alterna.

Eytale!

El universo laboral godín se ubica en el sector terciario de la economía, el de los servicios. Al segundo trimestre del 2019, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE del INEGI, estima que 16.1 millones de personas laboran en servicios profesionales, financieros, corporativos, sociales, gobierno y organismos internacionales a nivel nacional. En Baja California Sur son un poco más de 144 mil. La cuarta parte se ubica en oficinas públicas.

Comunicóloga, fotógrafa, diseñadora y sibarita.

iliana.peralta@gmail.com. En Twitter @LA_PERALTA

La Tandariola también se escucha. Disponible en podcast en Ivoox.