/ lunes 24 de febrero de 2020

Muere Katherine Johnson, la matemática que llevó a la humanidad a la Luna

Se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales

"Si ella dice que son buenos, entonces estoy listo para ir", dijo el astronauta John Glenn, el primer hombre en orbitar la Tierra, de Katherine Johnson, la matemática afroamericana de la NASA que en 1969 llevó a cabo los precisos cálculos para que el Apollo XI aterrizara en la Luna y que falleció este lunes a los 101 años.

"Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca se olvidará", escribió en su cuenta de Twitter el administrador de la agencia aeroespacial, Jim Bridesnstine.

Eso se debe en parte a que, en una época en la que ser mujer y científica en EU ya presentaba sus propias dificultades, ella se enfrentaba además al desafío de ser afroamericana en un país en el que muchos estados tenían todavía vigentes las llamadas leyes Jim Crow, que buscaban perpetuar la segregación entre blancos y negros.

Sin embargo y a pesar de todas las dificultades, mucho antes de llevar a la humanidad a la Luna, Johnson ya había superado muchas barreras.

Brillantez y pericia con los números

Nacida en 1918 en White Sulphur Springs, un pueblo del estado de West Virginia que en aquel entonces no superaba el millar de habitantes, su brillantez y pericia con los números la llevaron a ser aceptada en la escuela preparatoria del West Virgina State College, donde más tarde acabó siendo estudiante universitaria y donde en 1937 se doctoró con los honores más altos en Matemáticas.

Ya en 1939, y después de ejercer de profesora en diversas escuelas públicas para negros, se convirtió en una de los tres primeros estudiantes afroamericanos en formar parte del alumnado de la Universidad de West Virginia, la más prestigiosa del estado.

Años más tarde, se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales, unas operaciones que hoy hacen los computadores.

Fueron sus cálculos los que ayudaron a que la misión Apolo XI llegara a buen puerto y a que Neil Armstrong pisara la Luna (1969), pero también los que fijaron la trayectoria del primer viaje al espacio de un estadounidense, Alan Shepard (1961).

Cuando la Nasa empezó a usar computadores para la misión en que John Gleen orbitó la Tierra por primera vez (1962), le pidieron a Johnson verificar los cálculos de la máquina.

A pesar de los años de anonimato al que Johnson y sus compañeras se vieron relegadas, el reconocimiento, aunque con retraso, llegó en 2015, cuando el entonces presidente de EU, Barack Obama (2009-2017), le entregó la Medalla Presidencial a la Libertad.

En la ceremonia en su honor, el mandatario proclamó: “Katherine Johnson rechazó verse limitada por lo que esperaba la sociedad de ella por su sexo y raza mientras expandía los límites de la humanidad".

Dos años más tarde, la NASA le dedicó un edificio en su honor en su sede en Langley (Virginia), la Instalación de Investigación Computacional Katherine G. Johnson.

Su labor en la NASA fue durante años desconocida para el gran público, hasta la llegada de la película "Hidden Figures" ("Figuras ocultas", 2016).

Lee también ⬇

"Si ella dice que son buenos, entonces estoy listo para ir", dijo el astronauta John Glenn, el primer hombre en orbitar la Tierra, de Katherine Johnson, la matemática afroamericana de la NASA que en 1969 llevó a cabo los precisos cálculos para que el Apollo XI aterrizara en la Luna y que falleció este lunes a los 101 años.

"Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca se olvidará", escribió en su cuenta de Twitter el administrador de la agencia aeroespacial, Jim Bridesnstine.

Eso se debe en parte a que, en una época en la que ser mujer y científica en EU ya presentaba sus propias dificultades, ella se enfrentaba además al desafío de ser afroamericana en un país en el que muchos estados tenían todavía vigentes las llamadas leyes Jim Crow, que buscaban perpetuar la segregación entre blancos y negros.

Sin embargo y a pesar de todas las dificultades, mucho antes de llevar a la humanidad a la Luna, Johnson ya había superado muchas barreras.

Brillantez y pericia con los números

Nacida en 1918 en White Sulphur Springs, un pueblo del estado de West Virginia que en aquel entonces no superaba el millar de habitantes, su brillantez y pericia con los números la llevaron a ser aceptada en la escuela preparatoria del West Virgina State College, donde más tarde acabó siendo estudiante universitaria y donde en 1937 se doctoró con los honores más altos en Matemáticas.

Ya en 1939, y después de ejercer de profesora en diversas escuelas públicas para negros, se convirtió en una de los tres primeros estudiantes afroamericanos en formar parte del alumnado de la Universidad de West Virginia, la más prestigiosa del estado.

Años más tarde, se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales, unas operaciones que hoy hacen los computadores.

Fueron sus cálculos los que ayudaron a que la misión Apolo XI llegara a buen puerto y a que Neil Armstrong pisara la Luna (1969), pero también los que fijaron la trayectoria del primer viaje al espacio de un estadounidense, Alan Shepard (1961).

Cuando la Nasa empezó a usar computadores para la misión en que John Gleen orbitó la Tierra por primera vez (1962), le pidieron a Johnson verificar los cálculos de la máquina.

A pesar de los años de anonimato al que Johnson y sus compañeras se vieron relegadas, el reconocimiento, aunque con retraso, llegó en 2015, cuando el entonces presidente de EU, Barack Obama (2009-2017), le entregó la Medalla Presidencial a la Libertad.

En la ceremonia en su honor, el mandatario proclamó: “Katherine Johnson rechazó verse limitada por lo que esperaba la sociedad de ella por su sexo y raza mientras expandía los límites de la humanidad".

Dos años más tarde, la NASA le dedicó un edificio en su honor en su sede en Langley (Virginia), la Instalación de Investigación Computacional Katherine G. Johnson.

Su labor en la NASA fue durante años desconocida para el gran público, hasta la llegada de la película "Hidden Figures" ("Figuras ocultas", 2016).

Lee también ⬇

Municipios

Vendedores ambulantes están listos para cuando regrese el turismo

Durante la contingencia muchos de ellos regresaron a sus lugares de origen

Local

Habilitan espacios en caso de ser necesario

La reconversión hospitalaria es una de las estrategias principales del Gobierno del Estado

Municipios

Amplían red de agua potable en Las Ánimas Bajas

Las familias ya cuentan con un mejor servicio de agua potable

Sociedad

Caso Giovanni no es por una disposición sanitaria: López-Gatell

El funcionario explicó que durante la Jornada de Sana Distancia, el gobierno federal insistió en que las medidas no tuvieran como propósito el uso de la fuerza

Sociedad

En últimas semanas, casos sospechosos de Covid-19 han aumentado: Ssa

Hasta ahora, 46 mil 659 casos están bajo observación en México

Local

Avasalla Morena en el Congreso del Estado

Durante la sesión ordinaria que llevaron a cabo con 13 diputados, destituyeron de su cargo a Daniela Rubio Avilés

Cultura

La paz social debe verse más allá de los idealismos: Paula Duarte

Concluye el foro, ¿Qué aporta la cultura a la sociedad? Sostenibilidad y utilidad social de la cultura

Local

Habilitan espacios en caso de ser necesario

La reconversión hospitalaria es una de las estrategias principales del Gobierno del Estado

Cultura

Presentan guía de reapertura para espacios culturales

La Secretaría de Cultura dio a conocer que la estrategia se desarrollará en estricto apego al semáforo regional