/ martes 27 de octubre de 2020

En España siguen las fiestas, con todo y rebrotes de Covid

En medio de una segunda ola de Covid, los jóvenes españoles organizan fiestas clandestinas ante el cierre de antros y bares

MADRID. “Somos siempre los mismos y no creo que nos contagiemos porque guardamos las medidas de seguridad”. Lo dice Alejandro, un estudiante de Ingeniería que organiza fiestas en una parcela para decenas de jóvenes que, de momento, se han “salvado” de un cerco policial que sólo en este mes ha impedido 400 fiestas ilegales en Madrid.

Las celebraciones masivas son uno de los focos principales de transmisión del coronavirus en España, según señalan a diario las autoridades sanitarias, y los negocios legales de ocio nocturno, como discotecas y bares de copas, permanecen cerrados temporalmente como medida preventiva, lo que supone pérdidas millonarias en el sector.

Por el contrario, viviendas, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad, abren clandestinamente para saltarse estas restricciones impuestas por Madrid, entre las regiones más afectadas por la segunda ola de la epidemia de Covid-19.

Pero en otros lugares de España también ocurre. La Policía regional de Cataluña disolvió este sábado media docena de fiestas y dos macrobotellones de unas 100 personas cada uno, que consisten en concentraciones al aire libre de jóvenes, generalmente, para relacionarse y consumir bebidas alcohólicas.

ACTITUD INCOMPRENSIBLE

En la región de Madrid, Alejandro, de 28 años, “adapta” cada fin de semana una parcela de un municipio de la periferia de la capital de España para que sus amigos se diviertan y beban.

La misma edad tiene Manuel, un policía español al que le toca la otra parte: controlar que en las noches del fin de semana nadie se salte las normas excepcionales de seguridad impuestas por las circusntancias sanitarias actuales.

“Tienen mi edad -dice Manuel a la agencia Efe-, y por eso no acabo de entender que, en la situación en que estamos, se hagan estas fiestas”.

Manuel ya ha desalojado varias, como la que se celebraba en una casa turística del centro de Madrid, que se había convertido en una minidiscoteca.

“Al principio no querían salir a identificarse, y como no podemos entrar sin orden judicial en una vivienda, tuvimos que esperar dos horas hasta que los 'invitados' abandonaron la fiesta”, relata el agente.

Las fiestas clandestinas se hacen en departamentos, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad. La policía de Madrid ha desmantelado 400 fiestas / Foto: EFE

MÁS PRESIÓN POLICIAL

Dice el comisario principal de la Policía Municipal de Madrid, José Luis Morcillo, que la mayoría de los madrileños cumple las normas y que, lógicamente, entiende la indignación de los vecinos que llaman a las fuerzas del orden para alertar de la celebración de una fiesta.

La presión policial está reduciendo el número de fiestas ilegales, pero aún así, sólo en lo que va de mes, se han desalojado unas 400 en la capital. “Podemos garantizar que casi todas las fiestas en pisos serán localizadas y denunciadas”, advierte Morcillo.

Y para ello, el cuerpo que dirige ha montado un dispositivo especial de entre 300 y 500 agentes, que cada noche centran su trabajo en encontrar ese tipo de eventos, ahora no permitidos.

Para ello también rastrean las redes sociales en busca de convocatorias y de cualquier dato que les permita dar con una celebración prohibida y de riesgo para la salud.

Hasta este fin de semana, las multas tenían que ver fundamentalmente con el número de asistentes porque estaban prohibidas las reuniones de más de seis en la región de Madrid, y en todo caso entre la medianoche y las 6 de la madrugada desde este domingo, si no son personas que convivan entre ellas.

Entre el 9 y el 19 de octubre, la Policía Municipal de Madrid interpuso alrededor de mil 800 denuncias por estos motivos y, además, gestionó 800 avisos por ruido elevado.

¿MIEDO AL VIRUS O LA MULTA?

Los jóvenes están concienciados de la situación que se vive en España, donde unos tres millones de personas se han contagiado hasta el momento, según reconoció el viernes pasado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

También entienden las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus, pero reconocen que necesitan relacionarse y divertirse.

Alejandro, el estudiante de Ingeniería, insiste a Efe en que las fiestas que organiza en una parcela guardan las medidas de seguridad, pero aún así, uno de sus amigos se contagió en una ocasión. El grupo tuvo que estar en cuarentena quince días. Después, todos dieron negativo en la prueba de diagnóstico PCR.

Confiesa que una multa podría acabar con sus convocatorias nocturnas. “Si en algún momento ocurre, lo tendré que dejar de hacer, más que nada porque no tengo mucho dinero”, admite.

Marta asistió con su novio el pasado día 11 a una sala del distrito de Tetuán (Madrid) a un concierto no autorizado donde había unas 90 personas, que fue desalojada por la Policía.

Esta joven, que trabaja con ancianos, explica a Efe que no sintió miedo en ningún momento. “Tengo respeto por el virus y me hubiera ido si no se hubieran respetado las medidas de seguridad”, asegura.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

MADRID. “Somos siempre los mismos y no creo que nos contagiemos porque guardamos las medidas de seguridad”. Lo dice Alejandro, un estudiante de Ingeniería que organiza fiestas en una parcela para decenas de jóvenes que, de momento, se han “salvado” de un cerco policial que sólo en este mes ha impedido 400 fiestas ilegales en Madrid.

Las celebraciones masivas son uno de los focos principales de transmisión del coronavirus en España, según señalan a diario las autoridades sanitarias, y los negocios legales de ocio nocturno, como discotecas y bares de copas, permanecen cerrados temporalmente como medida preventiva, lo que supone pérdidas millonarias en el sector.

Por el contrario, viviendas, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad, abren clandestinamente para saltarse estas restricciones impuestas por Madrid, entre las regiones más afectadas por la segunda ola de la epidemia de Covid-19.

Pero en otros lugares de España también ocurre. La Policía regional de Cataluña disolvió este sábado media docena de fiestas y dos macrobotellones de unas 100 personas cada uno, que consisten en concentraciones al aire libre de jóvenes, generalmente, para relacionarse y consumir bebidas alcohólicas.

ACTITUD INCOMPRENSIBLE

En la región de Madrid, Alejandro, de 28 años, “adapta” cada fin de semana una parcela de un municipio de la periferia de la capital de España para que sus amigos se diviertan y beban.

La misma edad tiene Manuel, un policía español al que le toca la otra parte: controlar que en las noches del fin de semana nadie se salte las normas excepcionales de seguridad impuestas por las circusntancias sanitarias actuales.

“Tienen mi edad -dice Manuel a la agencia Efe-, y por eso no acabo de entender que, en la situación en que estamos, se hagan estas fiestas”.

Manuel ya ha desalojado varias, como la que se celebraba en una casa turística del centro de Madrid, que se había convertido en una minidiscoteca.

“Al principio no querían salir a identificarse, y como no podemos entrar sin orden judicial en una vivienda, tuvimos que esperar dos horas hasta que los 'invitados' abandonaron la fiesta”, relata el agente.

Las fiestas clandestinas se hacen en departamentos, descampados y locales dedicados antes a cualquier otra actividad. La policía de Madrid ha desmantelado 400 fiestas / Foto: EFE

MÁS PRESIÓN POLICIAL

Dice el comisario principal de la Policía Municipal de Madrid, José Luis Morcillo, que la mayoría de los madrileños cumple las normas y que, lógicamente, entiende la indignación de los vecinos que llaman a las fuerzas del orden para alertar de la celebración de una fiesta.

La presión policial está reduciendo el número de fiestas ilegales, pero aún así, sólo en lo que va de mes, se han desalojado unas 400 en la capital. “Podemos garantizar que casi todas las fiestas en pisos serán localizadas y denunciadas”, advierte Morcillo.

Y para ello, el cuerpo que dirige ha montado un dispositivo especial de entre 300 y 500 agentes, que cada noche centran su trabajo en encontrar ese tipo de eventos, ahora no permitidos.

Para ello también rastrean las redes sociales en busca de convocatorias y de cualquier dato que les permita dar con una celebración prohibida y de riesgo para la salud.

Hasta este fin de semana, las multas tenían que ver fundamentalmente con el número de asistentes porque estaban prohibidas las reuniones de más de seis en la región de Madrid, y en todo caso entre la medianoche y las 6 de la madrugada desde este domingo, si no son personas que convivan entre ellas.

Entre el 9 y el 19 de octubre, la Policía Municipal de Madrid interpuso alrededor de mil 800 denuncias por estos motivos y, además, gestionó 800 avisos por ruido elevado.

¿MIEDO AL VIRUS O LA MULTA?

Los jóvenes están concienciados de la situación que se vive en España, donde unos tres millones de personas se han contagiado hasta el momento, según reconoció el viernes pasado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

También entienden las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus, pero reconocen que necesitan relacionarse y divertirse.

Alejandro, el estudiante de Ingeniería, insiste a Efe en que las fiestas que organiza en una parcela guardan las medidas de seguridad, pero aún así, uno de sus amigos se contagió en una ocasión. El grupo tuvo que estar en cuarentena quince días. Después, todos dieron negativo en la prueba de diagnóstico PCR.

Confiesa que una multa podría acabar con sus convocatorias nocturnas. “Si en algún momento ocurre, lo tendré que dejar de hacer, más que nada porque no tengo mucho dinero”, admite.

Marta asistió con su novio el pasado día 11 a una sala del distrito de Tetuán (Madrid) a un concierto no autorizado donde había unas 90 personas, que fue desalojada por la Policía.

Esta joven, que trabaja con ancianos, explica a Efe que no sintió miedo en ningún momento. “Tengo respeto por el virus y me hubiera ido si no se hubieran respetado las medidas de seguridad”, asegura.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Municipios

Maestros monitores de Los Cabos siguen con salarios recortados

Aunque el ayuntamiento se comprometió a pagar la totalidad de sus salarios siguen con recorte del 50%

Finanzas

No sólo el pavo, ¿por qué la carne de pollo y de res aumentarán de precio esta temporada?

Posiblemente te lleves una sorpresa a la hora de comprar los ingredientes para tus cenas navideñas

Círculos

Exhibirán auto de 1928 en Los Cabos

El vehículo será "destapado" durante la quinta edición del Classic Car Show Los Cabos 2021

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes

Literatura

Bigbang Ciencia atrae a más de mil jóvenes en encuentro con Javier Santaolalla

Los jóvenes seguidores del doctor en física de partículas abarrotaron el espacio de su presentación dentro de la FIL Guadalajara 2021