/ domingo 17 de noviembre de 2019

Inadecuadas, calles de La Paz para discapacitados

Infraestructura urbana sin condiciones; además, conductas de ciudadanos violentan a personas con necesidades especiales

La Paz, B.C.S. (OEM-Informex).-Partiendo del derecho humano que todos tenemos a circular de manera libre, autónoma, cómoda y segura, todos deberían poder trasladarse de un punto a otro para poder ejercer el resto de los derechos, como a la salud, a la educación, etcétera.

A pesar de que las personas con discapacidad son y tienen iguales derechos como cualquier otra persona, estos tienen una vulnerabilidad mayor, considera Cristina Villaseñor, quien forma parte del colectivo de derechos humanos y movilidad activa, Pies Cabeza y Corazón, “las calles y banquetas o la falta de las mismas, lo que hacen es imposibilitarles su tráfico”, y aunque menciona que en algunas ciudades han tenido avances con respecto a accesibilidad universal, no existe un lugar que sea completamente accesible para todas las personas sin discapacidad y con discapacidad, las cuales son de diversa índole, “no son personas con una movilidad limitada, también existen ciegos, sordos y personas con otro tipo de discapacidades mentales o intelectuales”.

Cristina identifica las banquetas de la ciudad como uno de los obstáculos más visibles en cuanto a movilidad, ya que estas no cuentan con rampas, o cuando si tienen, estas están mal diseñadas, con pendientes muy inclinadas o angostas.

Sin embargo, en el caso de las personas ciegas, estas se enfrentan a otros problemas relacionados al mobiliario urbano, ya que ellas suelen guiarse por este y por las fachadas, que cuando son modificados y se añaden letreros o mobiliario, se convierten en espacios más riesgosos, y esto aumenta cuando la banqueta está mojada, invadida por mobiliario de comercio, o se colocan bocinas con alto volumen, lo cual altera ya que sus sentido más alerta es el oído, “a veces es la infraestructura o son conductas normales con las que no sabemos que estamos ejerciendo otro tipo de violencia que se extiende a personas de la tercera edad”.

Si bien, la responsabilidad de los gobiernos es construir y mantener las banquetas, también los ciudadanos deben ser considerados con las banquetas del frente de sus casas, las cuales comúnmente tienen vitropiso o algún tipo de textura que interrumpe la marcha tanto de una persona con tacones, de la tercera edad o con discapacidad.

La Paz, B.C.S. (OEM-Informex).-Partiendo del derecho humano que todos tenemos a circular de manera libre, autónoma, cómoda y segura, todos deberían poder trasladarse de un punto a otro para poder ejercer el resto de los derechos, como a la salud, a la educación, etcétera.

A pesar de que las personas con discapacidad son y tienen iguales derechos como cualquier otra persona, estos tienen una vulnerabilidad mayor, considera Cristina Villaseñor, quien forma parte del colectivo de derechos humanos y movilidad activa, Pies Cabeza y Corazón, “las calles y banquetas o la falta de las mismas, lo que hacen es imposibilitarles su tráfico”, y aunque menciona que en algunas ciudades han tenido avances con respecto a accesibilidad universal, no existe un lugar que sea completamente accesible para todas las personas sin discapacidad y con discapacidad, las cuales son de diversa índole, “no son personas con una movilidad limitada, también existen ciegos, sordos y personas con otro tipo de discapacidades mentales o intelectuales”.

Cristina identifica las banquetas de la ciudad como uno de los obstáculos más visibles en cuanto a movilidad, ya que estas no cuentan con rampas, o cuando si tienen, estas están mal diseñadas, con pendientes muy inclinadas o angostas.

Sin embargo, en el caso de las personas ciegas, estas se enfrentan a otros problemas relacionados al mobiliario urbano, ya que ellas suelen guiarse por este y por las fachadas, que cuando son modificados y se añaden letreros o mobiliario, se convierten en espacios más riesgosos, y esto aumenta cuando la banqueta está mojada, invadida por mobiliario de comercio, o se colocan bocinas con alto volumen, lo cual altera ya que sus sentido más alerta es el oído, “a veces es la infraestructura o son conductas normales con las que no sabemos que estamos ejerciendo otro tipo de violencia que se extiende a personas de la tercera edad”.

Si bien, la responsabilidad de los gobiernos es construir y mantener las banquetas, también los ciudadanos deben ser considerados con las banquetas del frente de sus casas, las cuales comúnmente tienen vitropiso o algún tipo de textura que interrumpe la marcha tanto de una persona con tacones, de la tercera edad o con discapacidad.

Círculos

1er día del 2do. Foro Conciencia 360

En esta edición, el Foro Regional de Medio Ambiente, presenta a los ponentes Rosario Norzagaray y Mateo Castillo

Local

Se manifiesta magisterio en la Secretaría de Finanzas del Estado

Docentes exigen el pago de escuelas de tiempo completo

Local

Busca el PES que padres y madres decidan contenidos educativos de sus hijos

"Principalmente en temas que afecte cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre sexualidad”

Círculos

1er día del 2do. Foro Conciencia 360

En esta edición, el Foro Regional de Medio Ambiente, presenta a los ponentes Rosario Norzagaray y Mateo Castillo

Sociedad

Javier Corral y Gustavo Madero bajo investigación por desvío de recursos

"Es cuestión de días para que empiecen a entrevistar a algunas persona e inclusive se giren algunas órdenes de aprensión", dijo Ordóñez Arana

Local

ISMujeres organizó encuentro virtual con Marcela Lagarde y de los Ríos

Más de 350 mujeres y hombres participaron en la conferencia virtual, sobre erradicar la violencia contra las mujeres y niñas

Sociedad

Arranca hoy semáforo “rojo modificado” en Chihuahua

Bares, centros nocturnos, tianguis, iglesias, cines, gimnasios y casinos seguirán cerrados

Sociedad

Guanajuato analiza regresar a clases presenciales en enero

Daniel Díaz, secretario de Salud, dijo que dependerá del comportamiento de los contagios

Sociedad

Emiten alerta máxima en Tabasco por desbordamiento del río Usumacinta

Debido al incremento histórico del río Sierra, El Grijalva en la zona del Porvenir y Gaviotas tuvieron variaciones en más de 5 centímetros