/ martes 9 de noviembre de 2021

Gilberto Santa Rosa: Como si fuera la primera vez

El Caballero de la Salsa celebra sus 44 años de carrera con un Premio a la Excelencia Musical, que le será entregado en los XXII Latin Grammy

Hay cantantes que reniegan de su repertorio, que se quejan por tener que cantar de nuevo una canción u otra. “Yo las canto todas las noches como si fuera la primera vez”, cuenta Gilberto Santa Rosa en entrevista para El Sol de México.

“Tengo la ventaja de haber escogido todas las canciones que he grabado, así que todas me gustan, en especial hay dos temas a los que les tengo mucho cariño. El primero es “Conciencia”, de Omar Alfanno, y el otro “Perdóname”, de Jorge Luis Piloto porque cambiaron mi carrera, les tengo mucho cariño y me gusta mucho ver cómo la gente interactúa con ellas”.

Para él, ser intérprete no es cualquier cosa. “No soy compositor, pero el trabajo que nunca he cedido, es escoger mis canciones y participar del concepto; no hago los arreglos, pero tengo una serie de arreglistas que son los de cabecera y son quienes me entienden bien, con los cuales converso mucho y no hay ningún arreglo que llegue al estudio sin que lo hayamos revisado… Debe haber una comunión entre música, arreglista e intérprete, por eso no hay música que yo grabe, en la que no haya estado presente en el proceso creativo”.

¿Cómo escoge sus canciones?

“Las escojo de la manera más simple, recibo muchas canciones, y espero el momento más complicado del tránsito, aquí en Puerto Rico, la hora pico, para subirme al carro, y allí las escucho, mientras todos están en el estrés. Las oigo una vez, porque las canciones buenas, con una vez te atrapan. Si tienes que escuchar una canción más de una vez, esa no es la indicada, para mí es así de simple, y entre más simple mejor. Ahora algunos compositores se esmeran mucho y hacen maquetas, pero eso limita un poco al arreglista o al intérprete en general. Mientras más simple la entreguen, es mejor, sólo con una guitarra, me gusta que la canción esté clara. El sistema es simple, pero no es simple llegar a la canción correcta”, comenta con una sonrisa.

Santa Rosa comenzó su carrera a finales de los setenta, pero fue a mediados de los ochenta que despegó su éxito formando su propia banda y firmando con Combo Records, sello independiente del Gran Combo de Puerto Rico, hasta 1990, cuando firmó con CBS, ahora Sony Records. Para 1995 su éxito era tanto que se presentó en el Carnegie Hall, convirtiéndose en el primer cantante de salsa puertorriqueño en hacerlo.

Ahora, 44 años después, y luego de siete Grammys, Gilberto Santa Rosa recibirá el Premio a la Excelencia Musical en la XXII entrega del Latin Grammy. Para el puertorriqueño, este premio es distinto porque quienes lo reciben son músicos consagrados.

“Son de grandes ligas, y me siento muy honrado de estar allí… Me impactó la noticia de ser escogido, pero me impactó más ver la lista de artistas”, dice.

Joaquín Sabina, Fito Paez, Sheila E. & Pete Escovedo, Martinho da Vila, Milly Quezada y Emmanuel son los otros galardonados con este premio que se entregará el 17 de noviembre en el Four Seasons Hotel de Las Vegas.

Gilberto es un artista consagrado con más de 29 discos grabados, muchas presentaciones por año en distintos países, y posee el récord de más álbumes, 12, en el número uno de la lista de música tropical de Billboard.

Además de numerosos reconocimientos durante su carrera, también ha hecho distintas colaboraciones, tanto con leyendas de la salsa como con artistas nuevos. Desde Tito Rodríguez, Eddie Palmieri, Johnny Pacheco, Cheo Feliciano, Victor Manuelle, La Sonora Santanera, Los Ángeles Azules, e incluso con Yandel, con quien en 2014 grabó el tema “en la oscuridad”.

“Nunca seré un artista de reguetón”

Sobre su incursión en otros géneros comenta “No tengo problema con ningún género, aunque los estilos sean diferentes. Nunca seré un artista de reguetón, es decir, puedo hacerlo como colaboración, y así lo hice con Yandel, con Vico C, pero no haría un proyecto de reguetón para tratar de entrar a ese mercado, eso no sería honesto, para mí. Desde tiempos inmemorables siempre ha habido coqueteos entre un género y otro y se han mezclado, no tengo problema con eso… De hecho, me gustaría escuchar que lo orquestaran, sería interesante un reguetón orquestado”.

Las letras de Gilberto Santa Rosa destacan por su gran romanticismo, por exaltar a la mujer y al amor, “en las letras, somos polos opuestos, cualquier colaboración tendría que ser en la onda en que yo canto las cosas. Yo no critico, cada quién hace lo que quiere y escucha lo que quiere, pero obviamente hay estilos y el mío es diferente. De hecho escucho esas letras y me espanto, porque soy del siglo pasado, no sabía que se podían decir esas cosas en un disco o en una canción. Eso sí, cada cual en lo suyo, yo me quedo con mi manera de hacer música”.

Su relación con México

Desde hace más de 30 años se ha presentado en México al menos una vez por año, siempre con mucho éxito, lo mismo en foros grandes que en salones de baile.

“Soy una persona muy agradecida y con México tengo mucho que agradecer. Cuando fui por primera vez a su país en 1989, a la Ciudad de México, muchos de los compañeros artistas, gente de la industria que ya había visitado, me decían que me preparara para que esa fuera la única vez que me presentara allí, al menos en el plano artístico, que si quería, regresara como turista, pero que fea de eso no iba a regresar. Y mire, desde entonces, he visitado su país cada año al menos una vez, menos el año pasado por las razones obvias, pero eso me da mucha alegría y le agradezco mucho al público mexicano que me abra la puerta, además que agradezco también por los colegas que he podido conocer en mis visitas”.

Madurez como artista

Sus canciones cada vez se oyen mejor, incluso las que siempre ha cantado, las que siempre le piden, tienen más presencia en vivo, con orquestaciones más elaboradas y más instrumentos, además que su voz no desmerece nunca.

“Yo soy de las personas que sienten que la interpretación debe tener alma. No siempre una cosa complicada es la que tiene alma, a veces sí, a veces no. A mí me gustan las cosas elaboradas, no las que son complicadas porque sí. Hay canciones que necesitan más elaboración que otras, hay unas que con un acompañamiento simple, viajan solas”, cuenta.

Dice que en el estudio le gusta capturar la magia, “porque a veces nos ponemos tan perfeccionistas y exigentes que le matamos la magia. Hay que buscar un balance, no me gusta tampoco hacer las cosas sin analizar, debe tener calidad y alma lo que se entrega”.

Después de 44 años de cantar, Santa Rosa dice que hay un fenómeno en su caso: “Ahora disfruto más el proceso de grabación. Antes, cuando era más joven, grabar no era de mis actividades favoritas, me daba tensión, en un momento dado de tanta repetición, hasta dudaba del repertorio, pero ahora lo disfruto más, creo que estoy más consciente en términos generales de lo que hago, y me involucro más”.

Quizá por eso su carrera sigue en aumento, con premios como el que recibirá el próximo 17 de noviembre, o el concierto en el Auditorio Nacional que dará el 15 de enero de 2022. Sea como sea, será un placer escucharlo cantar sus canciones, como si fuera la primera vez.




TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Hay cantantes que reniegan de su repertorio, que se quejan por tener que cantar de nuevo una canción u otra. “Yo las canto todas las noches como si fuera la primera vez”, cuenta Gilberto Santa Rosa en entrevista para El Sol de México.

“Tengo la ventaja de haber escogido todas las canciones que he grabado, así que todas me gustan, en especial hay dos temas a los que les tengo mucho cariño. El primero es “Conciencia”, de Omar Alfanno, y el otro “Perdóname”, de Jorge Luis Piloto porque cambiaron mi carrera, les tengo mucho cariño y me gusta mucho ver cómo la gente interactúa con ellas”.

Para él, ser intérprete no es cualquier cosa. “No soy compositor, pero el trabajo que nunca he cedido, es escoger mis canciones y participar del concepto; no hago los arreglos, pero tengo una serie de arreglistas que son los de cabecera y son quienes me entienden bien, con los cuales converso mucho y no hay ningún arreglo que llegue al estudio sin que lo hayamos revisado… Debe haber una comunión entre música, arreglista e intérprete, por eso no hay música que yo grabe, en la que no haya estado presente en el proceso creativo”.

¿Cómo escoge sus canciones?

“Las escojo de la manera más simple, recibo muchas canciones, y espero el momento más complicado del tránsito, aquí en Puerto Rico, la hora pico, para subirme al carro, y allí las escucho, mientras todos están en el estrés. Las oigo una vez, porque las canciones buenas, con una vez te atrapan. Si tienes que escuchar una canción más de una vez, esa no es la indicada, para mí es así de simple, y entre más simple mejor. Ahora algunos compositores se esmeran mucho y hacen maquetas, pero eso limita un poco al arreglista o al intérprete en general. Mientras más simple la entreguen, es mejor, sólo con una guitarra, me gusta que la canción esté clara. El sistema es simple, pero no es simple llegar a la canción correcta”, comenta con una sonrisa.

Santa Rosa comenzó su carrera a finales de los setenta, pero fue a mediados de los ochenta que despegó su éxito formando su propia banda y firmando con Combo Records, sello independiente del Gran Combo de Puerto Rico, hasta 1990, cuando firmó con CBS, ahora Sony Records. Para 1995 su éxito era tanto que se presentó en el Carnegie Hall, convirtiéndose en el primer cantante de salsa puertorriqueño en hacerlo.

Ahora, 44 años después, y luego de siete Grammys, Gilberto Santa Rosa recibirá el Premio a la Excelencia Musical en la XXII entrega del Latin Grammy. Para el puertorriqueño, este premio es distinto porque quienes lo reciben son músicos consagrados.

“Son de grandes ligas, y me siento muy honrado de estar allí… Me impactó la noticia de ser escogido, pero me impactó más ver la lista de artistas”, dice.

Joaquín Sabina, Fito Paez, Sheila E. & Pete Escovedo, Martinho da Vila, Milly Quezada y Emmanuel son los otros galardonados con este premio que se entregará el 17 de noviembre en el Four Seasons Hotel de Las Vegas.

Gilberto es un artista consagrado con más de 29 discos grabados, muchas presentaciones por año en distintos países, y posee el récord de más álbumes, 12, en el número uno de la lista de música tropical de Billboard.

Además de numerosos reconocimientos durante su carrera, también ha hecho distintas colaboraciones, tanto con leyendas de la salsa como con artistas nuevos. Desde Tito Rodríguez, Eddie Palmieri, Johnny Pacheco, Cheo Feliciano, Victor Manuelle, La Sonora Santanera, Los Ángeles Azules, e incluso con Yandel, con quien en 2014 grabó el tema “en la oscuridad”.

“Nunca seré un artista de reguetón”

Sobre su incursión en otros géneros comenta “No tengo problema con ningún género, aunque los estilos sean diferentes. Nunca seré un artista de reguetón, es decir, puedo hacerlo como colaboración, y así lo hice con Yandel, con Vico C, pero no haría un proyecto de reguetón para tratar de entrar a ese mercado, eso no sería honesto, para mí. Desde tiempos inmemorables siempre ha habido coqueteos entre un género y otro y se han mezclado, no tengo problema con eso… De hecho, me gustaría escuchar que lo orquestaran, sería interesante un reguetón orquestado”.

Las letras de Gilberto Santa Rosa destacan por su gran romanticismo, por exaltar a la mujer y al amor, “en las letras, somos polos opuestos, cualquier colaboración tendría que ser en la onda en que yo canto las cosas. Yo no critico, cada quién hace lo que quiere y escucha lo que quiere, pero obviamente hay estilos y el mío es diferente. De hecho escucho esas letras y me espanto, porque soy del siglo pasado, no sabía que se podían decir esas cosas en un disco o en una canción. Eso sí, cada cual en lo suyo, yo me quedo con mi manera de hacer música”.

Su relación con México

Desde hace más de 30 años se ha presentado en México al menos una vez por año, siempre con mucho éxito, lo mismo en foros grandes que en salones de baile.

“Soy una persona muy agradecida y con México tengo mucho que agradecer. Cuando fui por primera vez a su país en 1989, a la Ciudad de México, muchos de los compañeros artistas, gente de la industria que ya había visitado, me decían que me preparara para que esa fuera la única vez que me presentara allí, al menos en el plano artístico, que si quería, regresara como turista, pero que fea de eso no iba a regresar. Y mire, desde entonces, he visitado su país cada año al menos una vez, menos el año pasado por las razones obvias, pero eso me da mucha alegría y le agradezco mucho al público mexicano que me abra la puerta, además que agradezco también por los colegas que he podido conocer en mis visitas”.

Madurez como artista

Sus canciones cada vez se oyen mejor, incluso las que siempre ha cantado, las que siempre le piden, tienen más presencia en vivo, con orquestaciones más elaboradas y más instrumentos, además que su voz no desmerece nunca.

“Yo soy de las personas que sienten que la interpretación debe tener alma. No siempre una cosa complicada es la que tiene alma, a veces sí, a veces no. A mí me gustan las cosas elaboradas, no las que son complicadas porque sí. Hay canciones que necesitan más elaboración que otras, hay unas que con un acompañamiento simple, viajan solas”, cuenta.

Dice que en el estudio le gusta capturar la magia, “porque a veces nos ponemos tan perfeccionistas y exigentes que le matamos la magia. Hay que buscar un balance, no me gusta tampoco hacer las cosas sin analizar, debe tener calidad y alma lo que se entrega”.

Después de 44 años de cantar, Santa Rosa dice que hay un fenómeno en su caso: “Ahora disfruto más el proceso de grabación. Antes, cuando era más joven, grabar no era de mis actividades favoritas, me daba tensión, en un momento dado de tanta repetición, hasta dudaba del repertorio, pero ahora lo disfruto más, creo que estoy más consciente en términos generales de lo que hago, y me involucro más”.

Quizá por eso su carrera sigue en aumento, con premios como el que recibirá el próximo 17 de noviembre, o el concierto en el Auditorio Nacional que dará el 15 de enero de 2022. Sea como sea, será un placer escucharlo cantar sus canciones, como si fuera la primera vez.




TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Municipios

Los Cabos y Forbes Travel Guide buscan mejorar la experiencia de los visitantes

Implementan estrategias que permitan al visitante tener grata experiencia de su visita al destino

Municipios

Incendio afecta 5 viviendas en Santa Rosalía

El Gobernador Víctor Castro se dirige al municipio de Mulegé para brindar apoyo a las familias que en tan sólo unas horas lo perdieron todo

Círculos

Estas vacaciones de verano visita el Museo de la Ballena y Ciencias del Mar

En el planeta existe una enorme diversidad de ballenas, 28 se encuentran en la Bahía de La Paz

Local

Se vincularán UABCS e IEEA para combatir rezago educativo en la entidad

Al brindar unas palabras, el funcionario universitario dijo que esta alianza es producto de la política de responsabilidad social que ha implementado el rector Dante Salgado González

Círculos

Concluye Curso Vacacional recreativo del IMSS

Los participantes realizaron actividades recreativas, lúdicas, deportivas, culturales y de promoción a la salud

Círculos

DIF La Paz continúa con entrega de calzado a niñas y niños

En la Colonia Nueva Jerusalén se entregó un total de 22 pares de tenis escolares

Municipios

Anuncia CEMAC jornada de esterilización canina y felina en Melitón Albáñez

La mascota no debe de tener pulgas o garrapatas, en caso de ser hembras no deben estar en celo

Local

Ante las primeras lluvias, 30 familias se encuentran inundadas en El Carrizal

Muebles, camas, ropa quedaron bajo la tierra una vez que les alcanzó el agua

Municipios

Los Cabos y Forbes Travel Guide buscan mejorar la experiencia de los visitantes

Implementan estrategias que permitan al visitante tener grata experiencia de su visita al destino