/ viernes 16 de noviembre de 2018

Celulares, la nueva arma del terrorismo

Fáciles de comprar, cambiar o recargar en cualquier país o situación, pero también son fáciles de detectar y permiten reconstituir redes y células durmientes

Del envío de mensajes de texto para activar bombas a las terminales ultrapotentes que caben en la palma de la mano, los teléfonos inteligentes han sido utilizados por terroristas de todo el mundo, que los volvieron más eficaces pero, también, más vulnerables.

A cada etapa de su evolución tecnológica, en los últimos años, los smartphones han abierto a los yihadistas posibilidades de acción, al tiempo que permitieron a los servicios antiterroristas detectar dónde se encontraban, espiarlos o, en caso de captura, hacer avanzar su investigación.

"El celular inteligente se inscribe en la continuidad de internet, que ha revolucionado todo", explicó un exmiembro de los servicios antiterroristas franceses, que pidió el anonimato. "Desde 2003, en Irak, las bombas caseras se activan a distancia enviando un sms al paso de los convoyes estadounidenses. Esto fue declinado hasta el infinito por Al Qaida".

"También han dado la posibilidad de poder consultar, en el bolsillo, toda la propaganda", agregó. "Hace treinta años, los chicos se pasaban cintas de video, luego fueron los cedés, ahora son esas cosas digitalizadas en línea, disponibles en cualquier momento. Hay GPS, puedes grabar atentados, reivindicaciones, usarlo para hacer fotos, grabar agradecimientos".

elsoldehermosillo_admin

La expedición mortífera de los yihadisas que cometieron la masacre del Bataclan, de Siria a París, no hubiera sido posible sin los teléfonos inteligentes. Gracias a éstos, pudieron estar en contacto cuando emprendieron la ruta de los migrantes, consultar mapas, mensajes e instrucciones.

Justo antes de penetrar en la sala de conciertos y de cometer la matanza (90 muertos), enviaron un mensaje a Bélgica ("ya hemos salido, empezamos") desde un celular que fue encontrado en una papelera próxima.


Foto: AFP

La difusión de las aplicaciones de mensajería encriptada, como Telegram, Wire o Whatsapp, por citar a las más conocidas, facilita a las organizaciones terroristas comunicarse esquivando la vigilancia policial o de los servicios secretos, o plantearles serias complicaciones a la hora de descifrar los mensajes intercambiados.

LA OTRA CARA

La prensa en línea del grupo yihadista Estado Islámico publica desde hace años, en varias lenguas, tutoriales en los que explican cómo elegir las mejores aplicaciones, destinados a yihadistas o aspirantes a serlo, en general residentes en países en guerra o en desarrollo, donde los celulares inteligentes están muy extendidos, a diferencia de las computadoras.

"Lo que no hay que olvidar nunca es que desde hace tiempo ya no son teléfonos, son computadoras", indicó Laurent Heslault, director en estrategias de seguridad del grupo de seguridad informática Symantec.

"Son mucho más potentes de lo que teníamos en nuestras oficinas hace diez años", aseveró. "En potencia de cálculo, de almacenamiento y en capacidades de conectividad. Son herramientas muy comunicativas, es el extremo de lo que presentó Steve Jobs hace años".

"Son fáciles de encontrar, de cambiar, de recargar en cualquier país o situación. A los grupos terroristas, les han aportado una movilidad muy práctica", agregó.

Pero hay otra cara de la moneda: el celular inteligente es, además de una herramienta multitarea, un temible chivato.

"La guerra de Francia en Malí en 2013 empezó con una intensa serie de bombardeos", recordó el veterano en la lucha antiterrorista. "Todos los teléfonos, GSM o satélites, que fueron detectados por los servicios secretos fueron golpeados".

"En la actualidad, todos los bombardeos aéreos apuntan contra boitiers de téléphone" (¿carcasas? ¿cajas de cableado telefónico?)", añadió. "Éstas tienen su número, aunque cambies sin descanso la tarjeta SIM, el teléfono tiene su propia identidad que, una vez detectada, puede ser seguida".

En una investigación antiterrorista, como en cualquier otra, los teléfonos inteligentes "hablan" a menudo más que los humanos y permiten a los investigadores reconstituir redes y detectar las células durmientes.

"El teléfono inteligente te expone", zanjó el veterano. "Así, los jefes yihadistas han aprendido a no acercarse a ellos. Desde hace varios años, se está volviendo a los mensajeros humanos".

Del envío de mensajes de texto para activar bombas a las terminales ultrapotentes que caben en la palma de la mano, los teléfonos inteligentes han sido utilizados por terroristas de todo el mundo, que los volvieron más eficaces pero, también, más vulnerables.

A cada etapa de su evolución tecnológica, en los últimos años, los smartphones han abierto a los yihadistas posibilidades de acción, al tiempo que permitieron a los servicios antiterroristas detectar dónde se encontraban, espiarlos o, en caso de captura, hacer avanzar su investigación.

"El celular inteligente se inscribe en la continuidad de internet, que ha revolucionado todo", explicó un exmiembro de los servicios antiterroristas franceses, que pidió el anonimato. "Desde 2003, en Irak, las bombas caseras se activan a distancia enviando un sms al paso de los convoyes estadounidenses. Esto fue declinado hasta el infinito por Al Qaida".

"También han dado la posibilidad de poder consultar, en el bolsillo, toda la propaganda", agregó. "Hace treinta años, los chicos se pasaban cintas de video, luego fueron los cedés, ahora son esas cosas digitalizadas en línea, disponibles en cualquier momento. Hay GPS, puedes grabar atentados, reivindicaciones, usarlo para hacer fotos, grabar agradecimientos".

elsoldehermosillo_admin

La expedición mortífera de los yihadisas que cometieron la masacre del Bataclan, de Siria a París, no hubiera sido posible sin los teléfonos inteligentes. Gracias a éstos, pudieron estar en contacto cuando emprendieron la ruta de los migrantes, consultar mapas, mensajes e instrucciones.

Justo antes de penetrar en la sala de conciertos y de cometer la matanza (90 muertos), enviaron un mensaje a Bélgica ("ya hemos salido, empezamos") desde un celular que fue encontrado en una papelera próxima.


Foto: AFP

La difusión de las aplicaciones de mensajería encriptada, como Telegram, Wire o Whatsapp, por citar a las más conocidas, facilita a las organizaciones terroristas comunicarse esquivando la vigilancia policial o de los servicios secretos, o plantearles serias complicaciones a la hora de descifrar los mensajes intercambiados.

LA OTRA CARA

La prensa en línea del grupo yihadista Estado Islámico publica desde hace años, en varias lenguas, tutoriales en los que explican cómo elegir las mejores aplicaciones, destinados a yihadistas o aspirantes a serlo, en general residentes en países en guerra o en desarrollo, donde los celulares inteligentes están muy extendidos, a diferencia de las computadoras.

"Lo que no hay que olvidar nunca es que desde hace tiempo ya no son teléfonos, son computadoras", indicó Laurent Heslault, director en estrategias de seguridad del grupo de seguridad informática Symantec.

"Son mucho más potentes de lo que teníamos en nuestras oficinas hace diez años", aseveró. "En potencia de cálculo, de almacenamiento y en capacidades de conectividad. Son herramientas muy comunicativas, es el extremo de lo que presentó Steve Jobs hace años".

"Son fáciles de encontrar, de cambiar, de recargar en cualquier país o situación. A los grupos terroristas, les han aportado una movilidad muy práctica", agregó.

Pero hay otra cara de la moneda: el celular inteligente es, además de una herramienta multitarea, un temible chivato.

"La guerra de Francia en Malí en 2013 empezó con una intensa serie de bombardeos", recordó el veterano en la lucha antiterrorista. "Todos los teléfonos, GSM o satélites, que fueron detectados por los servicios secretos fueron golpeados".

"En la actualidad, todos los bombardeos aéreos apuntan contra boitiers de téléphone" (¿carcasas? ¿cajas de cableado telefónico?)", añadió. "Éstas tienen su número, aunque cambies sin descanso la tarjeta SIM, el teléfono tiene su propia identidad que, una vez detectada, puede ser seguida".

En una investigación antiterrorista, como en cualquier otra, los teléfonos inteligentes "hablan" a menudo más que los humanos y permiten a los investigadores reconstituir redes y detectar las células durmientes.

"El teléfono inteligente te expone", zanjó el veterano. "Así, los jefes yihadistas han aprendido a no acercarse a ellos. Desde hace varios años, se está volviendo a los mensajeros humanos".

Municipios

Exhorta alcaldesa Armida Castro a jóvenes a seguir estudios

En la entrega de equipo a Bandas de Guerra, un beneficio para 5 telebachilleratos comunitarios de Cabo San Lucas

Local

Incierta temporada de avistamiento de ballena gris

Temor a viajar entre los turistas y restricciones del semáforo epidemiológico, las causas

Local

Denigra a todos la violencia contra las mujeres: Azucena Meza

La titular se pronunció por incrementar la conciencia pública, para que ante cualquier suceso de violencia en contra de las mujeres y niñas,

Mundo

Aumentan feminicidios en AL; México, el segundo país con más casos

Brasil contabilizó la cifra de asesinatos machistas más alta, con 1,941 casos, seguido de México, con 983 feminicidios reportados el año pasado

Finanzas

Apoyan a pequeños negocios para impulsar la economía en el país

De acuerdo con datos recientes de la Canacope, las ventas han caído entre 50 y 70 por ciento en comparación con los niveles previo a la pandemia

Mundo

El Paso vuelve a encerrarse por repunte de contagios

Se decretó un nuevo toque de queda parcial que entró en vigor esta medianoche

Finanzas

Ellas trabajan 42 horas a la semana... sin paga

México ocupa el tercer lugar en América Latina en trabajo no remunerado para mujeres

Finanzas

Disruptores | Seedtag promete impulsar tus ingresos con la publicidad

Seedtag, una plataforma de Albert Nieto y Jorge Poyatos, es capaz de detectar los intereses de los clientes y aumentar la efectividad de los anuncios en los sitios de internet

Tecnología

Home office muta hacia las oficinas digitales

Ante el aburrimiento por las sesiones de telellamadas, las empresas cambian al uso de avatares y oficinas virtuales para sentir más cercanía