imagotipo

Entrevista con el escritor Keith Ross

  • Reflejo Nocturno

La vivencia va construyendo ese sentido de identidad sudcaliforniana… la cuestión de identidad no se si sea nada más de Baja California Sur, pero me resultaba muy interesante, en algunos fragmentos dejo claro esas características que vivíamos o las que seguimos viviendo, algunas que me resultan muy curiosas, por ejemplo, por ahí dice un personaje: chilango el que ponga alarma al carro, en efecto, no se usaba las alarmas en los carros, y el que la usaba era gente de fuera, y el asunto es el choque con el foráneo, la forma despectiva de decirle chilango tagualila, esa sociedad hermética y cerrada, que a veces son los lugares pequeños…el uso del lenguaje que también es muy importante, traté de que el lenguaje fuera, ese lenguaje coloquial, pero también cuidando muchísimo que no cayera en el lenguaje muy folklórico, que quedará alejado de otros lectores, traté de darle una visión que el lector que no conoce los códigos pudiera comprenderlo, y además sintiera que son los códigos de una región en particular”. Temas que te inquieten como escritor en el libro “el gran tema era retratar esas características de las sociedad en la que fui creciendo y cómo fue cambiando, y que el lector tuviera una reflexión sobre la vida misma o de los demás, y que se divierta, pero que la historia le diga algo más que solamente un entretenimiento, que realmente lleguen esas historias y lo impacten, esa es una de mis preocupaciones, es raro que me ponga a escribir solamente por desarrollar una historia, o porque me pareció graciosa, sino hay algo de fondo, casi no me entusiasma sentarme a escribir”. Escritores que sean tu gusto de leer o inspiración. “Esa pregunta siempre se me complicada mucho… porque me resulta complicado hacer una selección de autores, sin embargo en este libro fue fundamental la lectura de Luis Humberto Crosthwaite, sin esas lecturas nunca se me hubiera ocurrido el libro, Elmer Mendoza, básicamente ellos, pero fundamentales. Crosthwaite capaz de describir un cholo tijuanense, y es divertido leerlo, hay una descripción de la vida en frontera, sin caer en este asunto romántico de los personajes folklóricos, y por el otro lado Elmer hace los mismo con el policía culiche, con las personas de Culiacán, lo que hace Elmer es hablar de la colonia obrera de Culiacán, y tú ves a los personajes que hablan como sinaloenses, para otorgarle identidad, y lo convierte en toda una novela. Fueron fundamentales, y están lejos de ser regionalistas. Un ejemplo es San Lucas donde existe esta mezcla de culturas,…. yo crecí el sur del estado, y en mi salón de clases 6 de los compañeros habían nacido en los Cabos, y el resto venia de otro lado, había una mezcla; era común convivir con extranjeros o del interior del país, una mezcla cultural- un estado de frontera, y se pierde el acento sudcaliforniano; la famosa “ch” de la ocho, se está desapareciendo, pero en el norte se conserva”. Qué ofrece la literatura sudcaliforniana, podrías hacer una invitación a leerla, “es necesario de que se acerquen, hay un gran esfuerzo por parte del Instituto de Cultura, de la UABCS por tener un acervo importante de autores, investigadores, cuyas preocupaciones son locales, que nos acercan a realidades muy cercanas a las nuestras, pero es como todo, ellos tienen que decidir que les gusta, tienen que darse vuelta por las librerías, la librerías del Instituto, de la UABCS, patronato, etc. … La literatura es como cualquier arte, yo puedo recomendarla pero cada quien tiene su gusto…Seguro que van a encontrar algo que les guste, lo importante es que en BCS sur hay una gran variedad de autores”.