/ domingo 23 de junio de 2019

Guayabate y dulce de mango desde 1930, el legado de la Familia Silva

Cuya receta y tradición fue iniciada en 1930 por Juan Silva Cota en San Bartolo

Algo que distingue a cualquier lugar son sus tradiciones y costumbres, entre ellas sus vestimentas, bebidas, gastronomía y sus dulces regionales. En el caso de La Paz, el dulce de mango y de guayaba son los pilares. Estos tradicionales dulces, según versiones, tuvieron su origen en San Bartolo, Baja California Sur, donde estas frutas proliferan.

HISTORIA

Imelda Silva, conocida como parte de la famosa familia Silva, que son quienes mayor tradición tienen en cuanto al dulce regional en la zona, menciona que su abuelo Juan Silva Cota, originario de San Bartolo, compró su huerta en 1930 donde sembró guayaba y empezó a producir guayabate, pero debido a que el pueblo era pequeño su receta fue rápidamente replicada.

La huerta, la receta con sus tiempos, medidas y secretos, aún es conservada por la familia Silva, a través de la cual ya ha pasado por tres generaciones y endulzado a miles de turistas y residentes.

PRODUCCIÓN

Imelda cuenta que para poder producir y abastecer de dulces todo el estado trabajan duramente tanto en la huerta, sembrando, cosechando y cuidando los árboles frutales, así como en la propia elaboración de los dulces, la cual les lleva una jornada diaria de hasta 11 o 12 horas, en las cuales lunes y martes son dedicadas al dulce de guayaba y el resto de la semana al dulce de mango, aunque esto puede variar dependiendo de la temporada; mientras que intentan descansar los sábados, lo cual no siempre es posible debido a la demanda de los dulces.

En estas jornadas logran tener una producción de 120 barras de guayabate o bien dos cubetas de dulce de mango o de guayaba, las cuales se obtienen a través del trabajo de únicamente dos personas, e indirectamente otras más, pero todas parte de la familia.

Mira: [Video] Tacos Toño, más de 40 años sazonando la birria paceña

RESPONSABILIDAD Y TENDENCIAS

Imelda Silva es la única de entre la última generación de su familia que se interesó en este negocio, pues menciona que sus hermanos, primos, etc. decidieron emprender carreras profesionales y algunos también emigraron a otros estados, lo cual afecta la producción del dulce y la continuidad de la tradición, por lo cual los pocos productores sienten gran responsabilidad en mantener la calidad de sus productos y que de esta forma se mantenga la demanda de dulces y no muera la tradición, ya que de esta manera se continuará alimentando la economía local.

Además, agrega que no cualquiera puede hacer esto, pues implica una verdadera pasión y entrega, “esto es algo que te debe de nacer, como toda profesión, si no tienes la vocación no vas a obtener un buen resultado”, concluye Imelda.

"Nosotros sentimos que el consumo del dulce ha ido en aumento porque fuera de lo económico es algo más satisfactorio vender algo bueno, preocuparnos porque la fruta y el producto sea bueno, sabroso, últimamente es bonito que nos reconozcan por ser unos dulceros, que se preocupan por eso, que la gente nos diga que nos prefiere porque ven calidad en el producto”.

Algo que distingue a cualquier lugar son sus tradiciones y costumbres, entre ellas sus vestimentas, bebidas, gastronomía y sus dulces regionales. En el caso de La Paz, el dulce de mango y de guayaba son los pilares. Estos tradicionales dulces, según versiones, tuvieron su origen en San Bartolo, Baja California Sur, donde estas frutas proliferan.

HISTORIA

Imelda Silva, conocida como parte de la famosa familia Silva, que son quienes mayor tradición tienen en cuanto al dulce regional en la zona, menciona que su abuelo Juan Silva Cota, originario de San Bartolo, compró su huerta en 1930 donde sembró guayaba y empezó a producir guayabate, pero debido a que el pueblo era pequeño su receta fue rápidamente replicada.

La huerta, la receta con sus tiempos, medidas y secretos, aún es conservada por la familia Silva, a través de la cual ya ha pasado por tres generaciones y endulzado a miles de turistas y residentes.

PRODUCCIÓN

Imelda cuenta que para poder producir y abastecer de dulces todo el estado trabajan duramente tanto en la huerta, sembrando, cosechando y cuidando los árboles frutales, así como en la propia elaboración de los dulces, la cual les lleva una jornada diaria de hasta 11 o 12 horas, en las cuales lunes y martes son dedicadas al dulce de guayaba y el resto de la semana al dulce de mango, aunque esto puede variar dependiendo de la temporada; mientras que intentan descansar los sábados, lo cual no siempre es posible debido a la demanda de los dulces.

En estas jornadas logran tener una producción de 120 barras de guayabate o bien dos cubetas de dulce de mango o de guayaba, las cuales se obtienen a través del trabajo de únicamente dos personas, e indirectamente otras más, pero todas parte de la familia.

Mira: [Video] Tacos Toño, más de 40 años sazonando la birria paceña

RESPONSABILIDAD Y TENDENCIAS

Imelda Silva es la única de entre la última generación de su familia que se interesó en este negocio, pues menciona que sus hermanos, primos, etc. decidieron emprender carreras profesionales y algunos también emigraron a otros estados, lo cual afecta la producción del dulce y la continuidad de la tradición, por lo cual los pocos productores sienten gran responsabilidad en mantener la calidad de sus productos y que de esta forma se mantenga la demanda de dulces y no muera la tradición, ya que de esta manera se continuará alimentando la economía local.

Además, agrega que no cualquiera puede hacer esto, pues implica una verdadera pasión y entrega, “esto es algo que te debe de nacer, como toda profesión, si no tienes la vocación no vas a obtener un buen resultado”, concluye Imelda.

"Nosotros sentimos que el consumo del dulce ha ido en aumento porque fuera de lo económico es algo más satisfactorio vender algo bueno, preocuparnos porque la fruta y el producto sea bueno, sabroso, últimamente es bonito que nos reconozcan por ser unos dulceros, que se preocupan por eso, que la gente nos diga que nos prefiere porque ven calidad en el producto”.

Local

¡No son vacaciones! lamenta gobernador que jóvenes no permanezcan en casa

A través de sus redes sociales expresó que no se ha generado conciencia de la importancia de quedarse en casa para superar la pandemia

Policiaca

División Cibernética identifica a tres personas que incitaban a la rapiña en redes sociales

La apología del delito puede alcanzar hasta 3 años de prisión y 15 años a quien cometa el robo

Policiaca

Choca carroza que trasladaba restos; chofer miente diciendo que fallecido murió por Covid-19

Los agentes de tránsito dejaron ir al hombre, al no contar con las medidas de seguridad

Local

Reforman Constitución para designar auditor superior

A falta de propuesta de la Junta de Gobierno podría ser “por decisión del Pleno del Congreso del Estado de Baja California Sur"

Municipios

Se quejan padres de familia cabeños por exceso de tarea para niños

Tareas escolares que no comprendan deben de ser consultadas a través de watsap con los maestros de sus hijos

Municipios

Nombran al nuevo director de la Clínica del ISSSTE en Cachanía

Martha Judith Vázquez Campos, entregó el nombramiento en Santa Rosalía, Baja Californa Sur, al doctor Jonathan Sánchez Torres

Policiaca

División Cibernética identifica a tres personas que incitaban a la rapiña en redes sociales

La apología del delito puede alcanzar hasta 3 años de prisión y 15 años a quien cometa el robo

Local

¡No son vacaciones! lamenta gobernador que jóvenes no permanezcan en casa

A través de sus redes sociales expresó que no se ha generado conciencia de la importancia de quedarse en casa para superar la pandemia

Sociedad

INM colaborará con Fiscalía de Tabasco en caso del migrante muerto

Las autoridades buscan esclarecer los hechos registrados el pasado 31 de marzo