/ lunes 17 de mayo de 2021

Triunfaremos

Si hoy fueran las elecciones, las oposiciones quitarían la mayoría de la Cámara de diputados a Morena.

Eso salvaría al país.

De ahí que el nerviosismo se haya apoderado del partido en el gobierno. El pulso autoritario e intolerante se ha desatado con paroxismo preocupante. Carpetas de investigación. Violencia. Polarización. Acoso.

Ya el poder vio que no basta repartir dinero y vacunas. Eso no remedia el desempleo, la falta de medicinas, el alza de precios. No cura, en fin, la decepción.

La historia muestra que nada puede detener un tsunami de votos.

Por eso, un resultado brillante el 6 de junio depende de nosotros. No de los partidos. No de los candidatos. No de los gobiernos: depende de las y los ciudadanos.

Es momento de organizarnos y dar el empujón final.

Primero: difunde por todos los medios a tu alcance la fecha de la elección. No hay esfuerzo pequeño. En tu casa. Con tus vecinos. En tu empleo. En redes sociales.

Segundo: invita la semana previa a votar. Entre más gente salga a votar, menos peso tendrán las estructuras electorales de Morena. La más alta participación de la historia fue en 1994: cuando México, como hoy, se caía a pedazos. Votó el 77% de la lista. En 2018, 60%. Hoy necesitamos más del 65%.

Tercero: trata de ubicar a quien no votó en el 2018. Se quedaron en casa alrededor de 36 millones. La gran mayoría de ellos hoy desaprueba al gobierno. Es necesario que los apáticos de ayer sean los protagonistas del triunfo opositor hoy.

Cuarto: identifica a los decepcionados. El gobierno de Morena arrancó con una aprobación de 73%; hoy tiene 53%. Ha perdido 20 puntos: algo así como el respaldo de 18 millones de mexicanas y mexicanos. Más: el partido en el poder tiene hoy entre 28% (El Financiero) y 34% (Reforma) de las preferencias brutas a voto a la Cámara. Casi otros 20 millones menos de aquellos que aprueban al gobierno.

Quinto: suma a simpatizantes en medios donde puedan interactuar. Hoy por hoy, la red más poderosa es WhatsApp. Hay 80 millones de usuarios. Mantén el contacto.

Sexto: Busca indecisos. Hay 15% de personas que van a ir a las urnas y aún no definen su voto. Esas personas se deciden en la última semana. Muchas, en el llamado periodo de silencio: tres días antes de la elección.

Sexto: Recuerda que la clave del triunfo no es la crítica, sino la propuesta. Es preciso reconciliar a México. Unirnos en favor del empleo, el bienestar y la paz. Esa fue la clave del triunfo de Biden.

En 3 semanas estaremos votando.

Vendrán días difíciles. Hemos pasado peores.

Triunfaremos.

@fvazquezrig

Si hoy fueran las elecciones, las oposiciones quitarían la mayoría de la Cámara de diputados a Morena.

Eso salvaría al país.

De ahí que el nerviosismo se haya apoderado del partido en el gobierno. El pulso autoritario e intolerante se ha desatado con paroxismo preocupante. Carpetas de investigación. Violencia. Polarización. Acoso.

Ya el poder vio que no basta repartir dinero y vacunas. Eso no remedia el desempleo, la falta de medicinas, el alza de precios. No cura, en fin, la decepción.

La historia muestra que nada puede detener un tsunami de votos.

Por eso, un resultado brillante el 6 de junio depende de nosotros. No de los partidos. No de los candidatos. No de los gobiernos: depende de las y los ciudadanos.

Es momento de organizarnos y dar el empujón final.

Primero: difunde por todos los medios a tu alcance la fecha de la elección. No hay esfuerzo pequeño. En tu casa. Con tus vecinos. En tu empleo. En redes sociales.

Segundo: invita la semana previa a votar. Entre más gente salga a votar, menos peso tendrán las estructuras electorales de Morena. La más alta participación de la historia fue en 1994: cuando México, como hoy, se caía a pedazos. Votó el 77% de la lista. En 2018, 60%. Hoy necesitamos más del 65%.

Tercero: trata de ubicar a quien no votó en el 2018. Se quedaron en casa alrededor de 36 millones. La gran mayoría de ellos hoy desaprueba al gobierno. Es necesario que los apáticos de ayer sean los protagonistas del triunfo opositor hoy.

Cuarto: identifica a los decepcionados. El gobierno de Morena arrancó con una aprobación de 73%; hoy tiene 53%. Ha perdido 20 puntos: algo así como el respaldo de 18 millones de mexicanas y mexicanos. Más: el partido en el poder tiene hoy entre 28% (El Financiero) y 34% (Reforma) de las preferencias brutas a voto a la Cámara. Casi otros 20 millones menos de aquellos que aprueban al gobierno.

Quinto: suma a simpatizantes en medios donde puedan interactuar. Hoy por hoy, la red más poderosa es WhatsApp. Hay 80 millones de usuarios. Mantén el contacto.

Sexto: Busca indecisos. Hay 15% de personas que van a ir a las urnas y aún no definen su voto. Esas personas se deciden en la última semana. Muchas, en el llamado periodo de silencio: tres días antes de la elección.

Sexto: Recuerda que la clave del triunfo no es la crítica, sino la propuesta. Es preciso reconciliar a México. Unirnos en favor del empleo, el bienestar y la paz. Esa fue la clave del triunfo de Biden.

En 3 semanas estaremos votando.

Vendrán días difíciles. Hemos pasado peores.

Triunfaremos.

@fvazquezrig