/ jueves 19 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

(Segunda y última parte)

James Hunter Bull, originario de Pennsylvania, en 1843 estuvo en México; de vuelta a su país decidió pasar por California, y en Sonora tomó una embarcación a Mulegé. En su estadía peninsular confiesa que fue “inmediatamente cautivado por la diferencia de carácter entre la gente de California y la de México. Hay mucha independencia de comportamiento, una mayor libertad de pensamiento y expresión; nada hay en esta gente de la servil cortesía que se observa necesariamente en los modales de los mexicanos. El altivo y orgulloso español exigió a los mexicanos obediencia servil; la misma característica está profundamente grabada en el comportamiento de sus descendientes. El californio se jacta de California; no reclama parentesco con el mexicano.”

La parte de la guerra de los Estados Unidos contra México (1846-1848) que tuvo como escenario a la península de Baja California produjo, entre otras cosas, relatos que pintan la fisonomía colectiva de sus pobladores, como la del teniente Edward GouldBuffum, integrante de los Voluntarios de Nueva York, quien escribió que “La gente de Baja California es una curiosa raza de seres; aislados de su madre patria y abandonados por ella, han asumido una cierta independencia de pensamiento y conducta que nunca encontré en Alta California, pero jamás ha vivido una clase de gente más bondadosa de corazón y hospitalaria.”

Otro personaje que también participó en la ocupación norteamericana fue William Redmond Ryan, un aventurero inglés cuyas experiencias fueron editadas en la capital de su país, a base de textos y dibujos. Entre ellos puede leerse que “Los habitantes de La Paz son más inteligentes que la gente de Monterrey [Alta California]...”

Después de la invasión estadounidense tuvo lugar en Alta California la fiebre de oro, que en 1849 produjo el fenómeno conocido por entonces como los Forty-niners, precisamente los cuarenta y nueves (denominación que en 1946 adoptó un equipo de futbol americano de San Francisco, Alta California). Fueron grupos de migrantes de todas partes del mundo que llegaron a California continental en busca del oro anunciado; algunos de ellos lo hicieron por la ruta peninsular.

El primer diario de un Forty-niner en la Baja California fue el de W. C. S. Smith, quien dijo que los sudcalifornianos eran “Gente muy amable..., mejor gente que los mexicanos.” De Comondú expresa que “Un lugar no podía estar más aislado que éste. Sin embargo, la gente se ve contenta. Están bastante civilizados y una gran porción de ellos tiene sangre en parte castellana.”

Finalmente se transcriben aquí los dos últimos párrafos del ensayo “Identidad y cultura del californio mexicano”, de Patricio Bayardo Gómez:

“La California mexicana siempre ha marchado contra la adversidad. Es y será tierra de migrantes en cualquier periodo que se le estudie. Como en la 3novela medieval, la peninsularidad tiene una fuerte atracción, mezcla de sueño y aventura, en una especie de renacimiento personal, que en un largo o corto proceso de arraigo se convierte en segunda tierra o patria adoptiva.

“Cada migrante adquiere una insularidad prototípica, intransferible, a veces difícil de explicar. El californio mexicano moderno –nativo o por adopción—es producto de una larga jornada histórica que da sucesivos giros frente a un espejo que es antiguo y actual. La Baja California mexicana es una eterna utopía. Un sueño fugaz. Una esperanza que se desvanece. O una polimórfica realidad en movimiento continuo.”

Todo lo cual permite comprender de algún modo el carácter del californio (oriundo o avecindado) de hoy…

(Segunda y última parte)

James Hunter Bull, originario de Pennsylvania, en 1843 estuvo en México; de vuelta a su país decidió pasar por California, y en Sonora tomó una embarcación a Mulegé. En su estadía peninsular confiesa que fue “inmediatamente cautivado por la diferencia de carácter entre la gente de California y la de México. Hay mucha independencia de comportamiento, una mayor libertad de pensamiento y expresión; nada hay en esta gente de la servil cortesía que se observa necesariamente en los modales de los mexicanos. El altivo y orgulloso español exigió a los mexicanos obediencia servil; la misma característica está profundamente grabada en el comportamiento de sus descendientes. El californio se jacta de California; no reclama parentesco con el mexicano.”

La parte de la guerra de los Estados Unidos contra México (1846-1848) que tuvo como escenario a la península de Baja California produjo, entre otras cosas, relatos que pintan la fisonomía colectiva de sus pobladores, como la del teniente Edward GouldBuffum, integrante de los Voluntarios de Nueva York, quien escribió que “La gente de Baja California es una curiosa raza de seres; aislados de su madre patria y abandonados por ella, han asumido una cierta independencia de pensamiento y conducta que nunca encontré en Alta California, pero jamás ha vivido una clase de gente más bondadosa de corazón y hospitalaria.”

Otro personaje que también participó en la ocupación norteamericana fue William Redmond Ryan, un aventurero inglés cuyas experiencias fueron editadas en la capital de su país, a base de textos y dibujos. Entre ellos puede leerse que “Los habitantes de La Paz son más inteligentes que la gente de Monterrey [Alta California]...”

Después de la invasión estadounidense tuvo lugar en Alta California la fiebre de oro, que en 1849 produjo el fenómeno conocido por entonces como los Forty-niners, precisamente los cuarenta y nueves (denominación que en 1946 adoptó un equipo de futbol americano de San Francisco, Alta California). Fueron grupos de migrantes de todas partes del mundo que llegaron a California continental en busca del oro anunciado; algunos de ellos lo hicieron por la ruta peninsular.

El primer diario de un Forty-niner en la Baja California fue el de W. C. S. Smith, quien dijo que los sudcalifornianos eran “Gente muy amable..., mejor gente que los mexicanos.” De Comondú expresa que “Un lugar no podía estar más aislado que éste. Sin embargo, la gente se ve contenta. Están bastante civilizados y una gran porción de ellos tiene sangre en parte castellana.”

Finalmente se transcriben aquí los dos últimos párrafos del ensayo “Identidad y cultura del californio mexicano”, de Patricio Bayardo Gómez:

“La California mexicana siempre ha marchado contra la adversidad. Es y será tierra de migrantes en cualquier periodo que se le estudie. Como en la 3novela medieval, la peninsularidad tiene una fuerte atracción, mezcla de sueño y aventura, en una especie de renacimiento personal, que en un largo o corto proceso de arraigo se convierte en segunda tierra o patria adoptiva.

“Cada migrante adquiere una insularidad prototípica, intransferible, a veces difícil de explicar. El californio mexicano moderno –nativo o por adopción—es producto de una larga jornada histórica que da sucesivos giros frente a un espejo que es antiguo y actual. La Baja California mexicana es una eterna utopía. Un sueño fugaz. Una esperanza que se desvanece. O una polimórfica realidad en movimiento continuo.”

Todo lo cual permite comprender de algún modo el carácter del californio (oriundo o avecindado) de hoy…

martes 08 de octubre de 2019

Aniversario de una conquista

jueves 03 de octubre de 2019

Informe sobre la batalla de Mulegé

jueves 19 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 09 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 02 de septiembre de 2019

En pos del desarrollo de BCS

martes 20 de agosto de 2019

Derechos del peatón

viernes 16 de agosto de 2019

El gobernador Francisco Palacios Miranda

lunes 05 de agosto de 2019

Luna de miel y prospectiva

Cargar Más