/ jueves 4 de agosto de 2022

Los problemas de México

De años atrás a México lo han obstaculizado en su desarrollo social y económico diversos problemas como la pobreza, la desigualdad entre ricos y pobres, una educación deficiente y programas ineficaces en sectores importantes de la economía y la falta de coordinación entre la iniciativa privada y la pública.

Por si no bastaran esos problemas, en los últimos años México se enfrenta al aumento de la delincuencia organizada, los asesinatos, el narcotráfico, la inseguridad social, los feminicidios y un clima político convulso que afecta, no solo al sistema nacional sino que traspasa nuestras fronteras poniendo en entredicho las relaciones con otros países.

Y todo lo anterior tiene que ver con el bienestar de los mexicanos, de elevar sus niveles de vida esperanzados por asegurar un mejor futuro para las generaciones que ellos dejarán. Pero, sobre todo, mantener la convicción de que todos tenemos derecho a la protección de la ley y el amparo de la justicia.

Antier, José Narro Robles recordó una frase de Frederick Douglas—consejero del presidente norteamericano Abraham Lincoln—a propósito de lo anterior:

“En una nación tan diversa como la nuestra y compuesta por casi todas las variedades de la familia humana, ante la ley no tendrían que existir pobres ni ricos, negros ni blancos, solo una patria, una sola ciudadanía, los mismos derechos y un destino común para todos. Un gobierno que no pueda asegurar al ciudadanos más humilde su derecho a la vida, a la libertad y a la prosecución de la felicidad, debería ser reformado o derrocado de inmediato”

Vernon fue un economista, profesor de la universidad de Harvard y es el autor de la teoría conocida como “Ciclo de la vida de un producto”, teoría que sigue siendo un modelo ampliamente utilizado en economía y mercadeo.

Según él, un producto tiene cuatro etapas a partir de su ciclo de vida que son Introducción, Crecimiento, Madurez y Declive.

Vernon también es autor de un libro que tuvo una amplia difusión en nuestro país. Publicado en 1966 llevó por título ”El dilema del desarrollo económico de México” y en su contenido hace un recorrido de la historia económica de nuestro país en capítulos como Juárez y Díaz, la Revolución y su secuela, Los políticos y los técnicos a partir de 1940.

Vernon dice cosas como ésta: “Las doctrinas liberales que prohíben en forma llana la intervención del Estado en asuntos económicos, son doctrinas falsas que tienden a crear injusticia social. El Estado tiene derecho a intervenir en las relaciones entre el capital y el trabajo, respetando siempre lo0s derechos de la propiedad privada, la dignidad humana y los derechos de libre asociación de los obreros. El propósito del Estado en tales intervenciones debe ser la administración de justicia genuina y la preocupación por los intereses públicos generales, más que su interés por mejorar su propia posición política”

Si viviera Vernon se daría cuenta de lo acertado de sus opiniones aún después de más de cinco décadas que las escribió. Porque en efecto los gobernantes en México, en especial en los últimos años, adquirieron el compromiso de administrar una justicia genuina apoyada en la ley, y una marcada preocupación en defender los intereses del pueblo, pero no del “pueblo bueno” sino de todas las mujeres y los hombres que viven, trabajan y con sus esfuerzos buscan lo mejor para ellos y para nuestro país.

Congruente con estos compromisos se requiere buscar la unidad de todos los mexicanos evitando la polarización y dejar de ocultar los fracasos culpando a gobiernos anteriores. Hoy más que nunca es urgente conciliar, rectificar el rumbo con la ayuda del sector privado y, lo más importante, mantener las relaciones comerciales con los países que de una u otra manera contribuyen al desarrollo económico de México.

Julio 03 de 2022.

De años atrás a México lo han obstaculizado en su desarrollo social y económico diversos problemas como la pobreza, la desigualdad entre ricos y pobres, una educación deficiente y programas ineficaces en sectores importantes de la economía y la falta de coordinación entre la iniciativa privada y la pública.

Por si no bastaran esos problemas, en los últimos años México se enfrenta al aumento de la delincuencia organizada, los asesinatos, el narcotráfico, la inseguridad social, los feminicidios y un clima político convulso que afecta, no solo al sistema nacional sino que traspasa nuestras fronteras poniendo en entredicho las relaciones con otros países.

Y todo lo anterior tiene que ver con el bienestar de los mexicanos, de elevar sus niveles de vida esperanzados por asegurar un mejor futuro para las generaciones que ellos dejarán. Pero, sobre todo, mantener la convicción de que todos tenemos derecho a la protección de la ley y el amparo de la justicia.

Antier, José Narro Robles recordó una frase de Frederick Douglas—consejero del presidente norteamericano Abraham Lincoln—a propósito de lo anterior:

“En una nación tan diversa como la nuestra y compuesta por casi todas las variedades de la familia humana, ante la ley no tendrían que existir pobres ni ricos, negros ni blancos, solo una patria, una sola ciudadanía, los mismos derechos y un destino común para todos. Un gobierno que no pueda asegurar al ciudadanos más humilde su derecho a la vida, a la libertad y a la prosecución de la felicidad, debería ser reformado o derrocado de inmediato”

Vernon fue un economista, profesor de la universidad de Harvard y es el autor de la teoría conocida como “Ciclo de la vida de un producto”, teoría que sigue siendo un modelo ampliamente utilizado en economía y mercadeo.

Según él, un producto tiene cuatro etapas a partir de su ciclo de vida que son Introducción, Crecimiento, Madurez y Declive.

Vernon también es autor de un libro que tuvo una amplia difusión en nuestro país. Publicado en 1966 llevó por título ”El dilema del desarrollo económico de México” y en su contenido hace un recorrido de la historia económica de nuestro país en capítulos como Juárez y Díaz, la Revolución y su secuela, Los políticos y los técnicos a partir de 1940.

Vernon dice cosas como ésta: “Las doctrinas liberales que prohíben en forma llana la intervención del Estado en asuntos económicos, son doctrinas falsas que tienden a crear injusticia social. El Estado tiene derecho a intervenir en las relaciones entre el capital y el trabajo, respetando siempre lo0s derechos de la propiedad privada, la dignidad humana y los derechos de libre asociación de los obreros. El propósito del Estado en tales intervenciones debe ser la administración de justicia genuina y la preocupación por los intereses públicos generales, más que su interés por mejorar su propia posición política”

Si viviera Vernon se daría cuenta de lo acertado de sus opiniones aún después de más de cinco décadas que las escribió. Porque en efecto los gobernantes en México, en especial en los últimos años, adquirieron el compromiso de administrar una justicia genuina apoyada en la ley, y una marcada preocupación en defender los intereses del pueblo, pero no del “pueblo bueno” sino de todas las mujeres y los hombres que viven, trabajan y con sus esfuerzos buscan lo mejor para ellos y para nuestro país.

Congruente con estos compromisos se requiere buscar la unidad de todos los mexicanos evitando la polarización y dejar de ocultar los fracasos culpando a gobiernos anteriores. Hoy más que nunca es urgente conciliar, rectificar el rumbo con la ayuda del sector privado y, lo más importante, mantener las relaciones comerciales con los países que de una u otra manera contribuyen al desarrollo económico de México.

Julio 03 de 2022.

ÚLTIMASCOLUMNAS