/ jueves 10 de mayo de 2018

Comunicación y Cultura

La política como espectáculo

 Diego Márquez Castro

La política ha dejado de ser un espacio para la reflexión, el diálogo constructivo y la vocación de servicio para tornarse en un juego entre actores que aspiran el poder y espectadores que son cautivados por mensajes seductores. Hoy se habla con propiedad de la banalización de la política.

No en vano se hace referencia a la espectacularización de la política como una suerte de metáforas que hacen referencia a las relaciones entre el sistema mediático y el sistema político. De acuerdo al Diccionario Enciclopédico de Comunicación Política: “Los espectáculos de la política son acontecimientos construidos por la industria de la información o por los equipos de spinning, que colocan al público en la condición de observador. En ese sentido, el concepto ‘espectacularización de la política’ indica los emprendimientos de la industria de la política o las construcciones del mundo de la información, para producir eventos, situaciones, discursos e intrigas relacionadas con el campo político y con sus actores, que despierten la atención del público. Así pues, la política contemporánea es un spectaculum porque se dedica a producir situaciones que tienen como objetivo conquistar el campo de la visibilidad pública. En el sentido etimológico, la espectacularización de la política es algo realizado por actores en la esfera de la visibilidad pública que es contemplado o admirado por espectadores.”

En el mismo diccionario se habla de la política como tragedia y drama al sostener lo que sigue: “En el sentido dramatúrgico, el concepto ‘política-espectáculo’ subraya específicamente el aspecto teatral de la actividad política. En este sentido, la política es vista como una representación que tiene personajes principales y secundarios, papeles figurados, conflictos, palcos de visibilidad, bastidores, escenarios, directores de la representación, intrigas y desenlaces.” A lo expresado se agrega: “En un ensayo publicado en 1977, Roger Gérard Schwartzenberg sostiene, justamente, que la política de las ideas ha dado lugar a la política de la personalidad donde ‘cada dirigente parece elegir un determinado papel como en un espectáculo. De hecho ha sido Schwartzenberg quien ha traído para el debate público expresiones como ‘industria del espectáculo político’, ‘médiapolique’, ‘cine del poder’, ’star system en politique’ o ‘Estado Espectáculo’, conceptos que se han convertido en expresiones clave para los investigadores que estudian la intersección entre la política y el sistema de los medios de comunicación.”

Dentro del tema y sus contextualizaciones, se hace referencia al papel que cumplen los ciudadanos en las dinámicas que impone la espectacularización de la política, es esta manera en un editorial del periódico El Mundo, de España, se plantean una importantes precisiones al respecto: “Ni el propio Guy Debord, cuando en 1977 publicó La sociedad del espectáculo, habría podido imaginar hasta qué niveles podrían caer algunos políticos contemporáneos en su desesperada búsqueda del voto. Las técnicas del marketing y telegenia han sido imprescindibles de los políticos profesionales en Europa y Estado Unidos en los últimos 60 años, pero la banalización de la actividad política no había conocido ejemplos tan preocupantes como ahora.” A lo expuesto concluye señalando: “Cuando la política es espectáculo, los ciudadanos son sólo espectadores.” Lo cual se compagina con lo dicho en diversas ocasiones: “No tenemos ciudadanos sino votantes.”

En este orden de ideas, cabe citar un interesante artículo publicado en la revista de comunicación digital Dígitos de la Universidad de Valencia, España: “El discurso político ha cambiado y ha dado lugar a lo que se conoce como politainment, que se caracteriza por la hibridación de contenidos y su espectacularización, ambos aspectos pensados para aumentar la audiencia. Los políticos se han convertido en las nuevas celebridades de nuestro tiempo y se muestran como tales en las entrevistas que se les hacen. Cada medio potencia una parte de la historia del acontecimiento político que se va a comunicar. Esto ayuda a construir una imagen de cada político, como si fueran personajes de una historia y se fomenta el desarrollo de un universo narrativo.”

El politainment y los estudios que sobre el mismo se hacen, no solamente abarca la televisión y la radio sino que alcanza a las nuevas expresiones interactivas, de esta forma en la página web de la Asociación de Comunicación Política se afirma: “La expansión del fenómeno también alcanza a Internet. Las redes sociales son un medio donde los prosumidores se convierten en altavoces que producen conversaciones con y para un público consumidor. En esta conversación, la audiencia no sólo consume estos contenidos, sino que responde y re-produce estos mensajes y crea otros simultáneos. La viralidad del politainment es muy importante en internet.” A lo argumentado, se añade lo siguiente: “La discusión teórica acerca del politainment y sus posibles influencias en la vida política y en la ciudadanía se mantiene vigente. Políticos y políticas, medios de comunicación, periodistas y audiencia contribuyen en nuestros días a la representación espectacular de la política. El entretenimiento se ha convertido en una fórmula más para transmitir lo que hasta ahora denominábamos información política y el futuro marcará su trascendencia en el sistema de partidos así como sus repercusiones en los ciudadanos.”

dmarquezcastro@yahoo.com

La política como espectáculo

 Diego Márquez Castro

La política ha dejado de ser un espacio para la reflexión, el diálogo constructivo y la vocación de servicio para tornarse en un juego entre actores que aspiran el poder y espectadores que son cautivados por mensajes seductores. Hoy se habla con propiedad de la banalización de la política.

No en vano se hace referencia a la espectacularización de la política como una suerte de metáforas que hacen referencia a las relaciones entre el sistema mediático y el sistema político. De acuerdo al Diccionario Enciclopédico de Comunicación Política: “Los espectáculos de la política son acontecimientos construidos por la industria de la información o por los equipos de spinning, que colocan al público en la condición de observador. En ese sentido, el concepto ‘espectacularización de la política’ indica los emprendimientos de la industria de la política o las construcciones del mundo de la información, para producir eventos, situaciones, discursos e intrigas relacionadas con el campo político y con sus actores, que despierten la atención del público. Así pues, la política contemporánea es un spectaculum porque se dedica a producir situaciones que tienen como objetivo conquistar el campo de la visibilidad pública. En el sentido etimológico, la espectacularización de la política es algo realizado por actores en la esfera de la visibilidad pública que es contemplado o admirado por espectadores.”

En el mismo diccionario se habla de la política como tragedia y drama al sostener lo que sigue: “En el sentido dramatúrgico, el concepto ‘política-espectáculo’ subraya específicamente el aspecto teatral de la actividad política. En este sentido, la política es vista como una representación que tiene personajes principales y secundarios, papeles figurados, conflictos, palcos de visibilidad, bastidores, escenarios, directores de la representación, intrigas y desenlaces.” A lo expresado se agrega: “En un ensayo publicado en 1977, Roger Gérard Schwartzenberg sostiene, justamente, que la política de las ideas ha dado lugar a la política de la personalidad donde ‘cada dirigente parece elegir un determinado papel como en un espectáculo. De hecho ha sido Schwartzenberg quien ha traído para el debate público expresiones como ‘industria del espectáculo político’, ‘médiapolique’, ‘cine del poder’, ’star system en politique’ o ‘Estado Espectáculo’, conceptos que se han convertido en expresiones clave para los investigadores que estudian la intersección entre la política y el sistema de los medios de comunicación.”

Dentro del tema y sus contextualizaciones, se hace referencia al papel que cumplen los ciudadanos en las dinámicas que impone la espectacularización de la política, es esta manera en un editorial del periódico El Mundo, de España, se plantean una importantes precisiones al respecto: “Ni el propio Guy Debord, cuando en 1977 publicó La sociedad del espectáculo, habría podido imaginar hasta qué niveles podrían caer algunos políticos contemporáneos en su desesperada búsqueda del voto. Las técnicas del marketing y telegenia han sido imprescindibles de los políticos profesionales en Europa y Estado Unidos en los últimos 60 años, pero la banalización de la actividad política no había conocido ejemplos tan preocupantes como ahora.” A lo expuesto concluye señalando: “Cuando la política es espectáculo, los ciudadanos son sólo espectadores.” Lo cual se compagina con lo dicho en diversas ocasiones: “No tenemos ciudadanos sino votantes.”

En este orden de ideas, cabe citar un interesante artículo publicado en la revista de comunicación digital Dígitos de la Universidad de Valencia, España: “El discurso político ha cambiado y ha dado lugar a lo que se conoce como politainment, que se caracteriza por la hibridación de contenidos y su espectacularización, ambos aspectos pensados para aumentar la audiencia. Los políticos se han convertido en las nuevas celebridades de nuestro tiempo y se muestran como tales en las entrevistas que se les hacen. Cada medio potencia una parte de la historia del acontecimiento político que se va a comunicar. Esto ayuda a construir una imagen de cada político, como si fueran personajes de una historia y se fomenta el desarrollo de un universo narrativo.”

El politainment y los estudios que sobre el mismo se hacen, no solamente abarca la televisión y la radio sino que alcanza a las nuevas expresiones interactivas, de esta forma en la página web de la Asociación de Comunicación Política se afirma: “La expansión del fenómeno también alcanza a Internet. Las redes sociales son un medio donde los prosumidores se convierten en altavoces que producen conversaciones con y para un público consumidor. En esta conversación, la audiencia no sólo consume estos contenidos, sino que responde y re-produce estos mensajes y crea otros simultáneos. La viralidad del politainment es muy importante en internet.” A lo argumentado, se añade lo siguiente: “La discusión teórica acerca del politainment y sus posibles influencias en la vida política y en la ciudadanía se mantiene vigente. Políticos y políticas, medios de comunicación, periodistas y audiencia contribuyen en nuestros días a la representación espectacular de la política. El entretenimiento se ha convertido en una fórmula más para transmitir lo que hasta ahora denominábamos información política y el futuro marcará su trascendencia en el sistema de partidos así como sus repercusiones en los ciudadanos.”

dmarquezcastro@yahoo.com

viernes 11 de enero de 2019

Aprendiendo a ser feliz

martes 11 de diciembre de 2018

Almas sin dueños

domingo 11 de noviembre de 2018

Amor Digital Vs. Amor de Antes

martes 14 de agosto de 2018

Acerca del empoderamiento femenino

miércoles 08 de agosto de 2018

El demonio tras el temido servidor público

martes 24 de julio de 2018

REFLEXIONES DE LA VIDA

viernes 25 de mayo de 2018

Votar con razón

lunes 14 de mayo de 2018

A modo de crónica

jueves 10 de mayo de 2018

Comunicación y Cultura

viernes 04 de mayo de 2018

A modo de crónica

Cargar Más