/ martes 8 de octubre de 2019

Aniversario de una conquista

La identidad sudcaliforniana es fruto de un prolongado proceso de preocupaciones, denuedos y búsquedas de la colectividad de esta parte de México por realizarse existencialmente como entidad política, económica y social.

Sus raíces profundas se hallan en lo más remoto de su historia, cuando, pocos años después de quedar integrada a la nación mexicana independiente, hubo de enfrentar el acoso extranjero, norteamericano principalmente, para sustraer su territorio a la geografía de los Estados Unidos, como ocurrió a la parte continental de las Californias, junto a otros espacios del norte, resultado lamentable de la guerra injusta de 1846 a 1848 contra nuestra joven república.

En tales circunstancias bélicas estuvo ininterrumpidamente presente el mexicanismo de la mayoría del pueblo sudcaliforniano, cuyo origen indiano e hispánico estructuró su identidad y la pertenencia al país, que se integró con los territorios, la cultura, la lengua y la religión de la desaparecida Nueva España.

La lejanía del resto de la república, agravada por la falta de vías comunicacionales y medios de transporte, con las consecuencias inevitables de carencia, carestía y otras muchísimas dificultades para subsistir, fueron creando en la conciencia general un sentimiento de marginalidad que debió ser sustituido por el de la autosuficiencia en todos los sentidos.

Durante el siglo XIX, Sudcalifornia fue tan convulsa como toda la nación, en violentas búsquedas para definirse, entender su presente y diseñar su destino.

La etapa porfiriana y los cambios revolucionarios, ya en el siglo XX, continuaron completando la fisonomía de este pueblo, cuyas preocupaciones sociales se sintetizaron en la organización del Frente de Unificación Sudcaliforniano: se trataba de un frente pues la lucha que cometía era abierta, sin encubrimientos y a la luz del día; era de unificación porque aspiraba a ser la voz que aglutinara a todas las voces; y era sudcaliforniano, genuinamente sudcaliforniano, profundamente sudcaliforniano.

Así, el FUS planteó al general Francisco J. Múgica, gobernador del Territorio, el anhelo de ver gobernada la tierra propia por uno de sus hijos; el propósito nativista se cumplió con la designación del general Agustín Olachea Avilés como nuevo gobernador de esta provincia.

Más tarde, una nueva generación levantó las banderas fascistas y reclamó al gobierno federal la nominación de un gobernante civil, que fue finalmente satisfecho con el arribo de Hugo Cervantes del Río a la gubernatura.

Algunos años después, un nuevo movimiento de preocupaciones similares convergió en “Loreto 70”, con la exigencia al poder central de gobernantes nativos o con arraigo, que halló realización al ser nombrado como ejecutivo territorial el ingeniero Félix Agramont Cota, a quien correspondió reinstaurar el municipio libre.

El 10 de mayo de 1974, en conferencia de prensa efectuada pocos minutos después de su llegada de un viaje de trabajo a la ciudad de México, el gobernador dio a conocer la convicción expresa del presidente Luis Echeverría de haberse dado ya las condiciones para la elevación de esta entidad a miembro autónomo de la Federación mexicana.

El 1 de junio siguiente, al asistir el presidente a Cabo San Lucas a la celebración del día de la Marina, se le hizo llegar el documento por el cual le era anunciada la petición de iniciar la transformación de esta media península en Estado.

El 1 de septiembre, Echeverría anunció en su cuarto informe de gobierno que enviaría al Congreso de la Unión, a través de la Cámara de Diputados, la iniciativa de decreto para reformar los artículos 43 y demás relativos de la Constitución General a efecto de cumplir el afán histórico de los californianos del sur.

Fue aprobada por los diputados federales y enviada al Senado, donde recibió unanimidad aprobatoria el 24 de septiembre; posteriormente mereció la aprobación mayoritaria de las legislaturas estatales.

El 8 de octubre fue publicado el decreto en el Diario oficial de la Federación, en base al cual el propio Senado seleccionó, de una terna del ejecutivo, al mismo Agramont Cota como gobernador provisional, quien debió convocar de inmediato a elecciones para crear el Congreso Constituyente.

De tal manera que el octavo día de octubre, Mes de la Sudcalifornidad, esta mitad meridional de la California mexicana tiene razones para celebrar una conquista incuestionable: la de su autonomía, que de muchas maneras es ingrediente básico de su identidad, más allá de banderías, frustraciones y tropiezos políticos, que de todo hay en la viña de la historia…

La identidad sudcaliforniana es fruto de un prolongado proceso de preocupaciones, denuedos y búsquedas de la colectividad de esta parte de México por realizarse existencialmente como entidad política, económica y social.

Sus raíces profundas se hallan en lo más remoto de su historia, cuando, pocos años después de quedar integrada a la nación mexicana independiente, hubo de enfrentar el acoso extranjero, norteamericano principalmente, para sustraer su territorio a la geografía de los Estados Unidos, como ocurrió a la parte continental de las Californias, junto a otros espacios del norte, resultado lamentable de la guerra injusta de 1846 a 1848 contra nuestra joven república.

En tales circunstancias bélicas estuvo ininterrumpidamente presente el mexicanismo de la mayoría del pueblo sudcaliforniano, cuyo origen indiano e hispánico estructuró su identidad y la pertenencia al país, que se integró con los territorios, la cultura, la lengua y la religión de la desaparecida Nueva España.

La lejanía del resto de la república, agravada por la falta de vías comunicacionales y medios de transporte, con las consecuencias inevitables de carencia, carestía y otras muchísimas dificultades para subsistir, fueron creando en la conciencia general un sentimiento de marginalidad que debió ser sustituido por el de la autosuficiencia en todos los sentidos.

Durante el siglo XIX, Sudcalifornia fue tan convulsa como toda la nación, en violentas búsquedas para definirse, entender su presente y diseñar su destino.

La etapa porfiriana y los cambios revolucionarios, ya en el siglo XX, continuaron completando la fisonomía de este pueblo, cuyas preocupaciones sociales se sintetizaron en la organización del Frente de Unificación Sudcaliforniano: se trataba de un frente pues la lucha que cometía era abierta, sin encubrimientos y a la luz del día; era de unificación porque aspiraba a ser la voz que aglutinara a todas las voces; y era sudcaliforniano, genuinamente sudcaliforniano, profundamente sudcaliforniano.

Así, el FUS planteó al general Francisco J. Múgica, gobernador del Territorio, el anhelo de ver gobernada la tierra propia por uno de sus hijos; el propósito nativista se cumplió con la designación del general Agustín Olachea Avilés como nuevo gobernador de esta provincia.

Más tarde, una nueva generación levantó las banderas fascistas y reclamó al gobierno federal la nominación de un gobernante civil, que fue finalmente satisfecho con el arribo de Hugo Cervantes del Río a la gubernatura.

Algunos años después, un nuevo movimiento de preocupaciones similares convergió en “Loreto 70”, con la exigencia al poder central de gobernantes nativos o con arraigo, que halló realización al ser nombrado como ejecutivo territorial el ingeniero Félix Agramont Cota, a quien correspondió reinstaurar el municipio libre.

El 10 de mayo de 1974, en conferencia de prensa efectuada pocos minutos después de su llegada de un viaje de trabajo a la ciudad de México, el gobernador dio a conocer la convicción expresa del presidente Luis Echeverría de haberse dado ya las condiciones para la elevación de esta entidad a miembro autónomo de la Federación mexicana.

El 1 de junio siguiente, al asistir el presidente a Cabo San Lucas a la celebración del día de la Marina, se le hizo llegar el documento por el cual le era anunciada la petición de iniciar la transformación de esta media península en Estado.

El 1 de septiembre, Echeverría anunció en su cuarto informe de gobierno que enviaría al Congreso de la Unión, a través de la Cámara de Diputados, la iniciativa de decreto para reformar los artículos 43 y demás relativos de la Constitución General a efecto de cumplir el afán histórico de los californianos del sur.

Fue aprobada por los diputados federales y enviada al Senado, donde recibió unanimidad aprobatoria el 24 de septiembre; posteriormente mereció la aprobación mayoritaria de las legislaturas estatales.

El 8 de octubre fue publicado el decreto en el Diario oficial de la Federación, en base al cual el propio Senado seleccionó, de una terna del ejecutivo, al mismo Agramont Cota como gobernador provisional, quien debió convocar de inmediato a elecciones para crear el Congreso Constituyente.

De tal manera que el octavo día de octubre, Mes de la Sudcalifornidad, esta mitad meridional de la California mexicana tiene razones para celebrar una conquista incuestionable: la de su autonomía, que de muchas maneras es ingrediente básico de su identidad, más allá de banderías, frustraciones y tropiezos políticos, que de todo hay en la viña de la historia…

viernes 01 de noviembre de 2019

Día de Muertos en California Sur

martes 22 de octubre de 2019

Baldor era cubano

martes 08 de octubre de 2019

Aniversario de una conquista

jueves 03 de octubre de 2019

Informe sobre la batalla de Mulegé

jueves 19 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 09 de septiembre de 2019

Retrato de Los Californios

lunes 02 de septiembre de 2019

En pos del desarrollo de BCS

Cargar Más